Marianna Velásquez

Aquellos que con su vida cuidan a seres más desvalidos tienen un corazón enorme, especialmente aquellos que velan por los animales. Marianna Velásquez hizo de su amor por las mascotas, su profesión. Hoy esta hermosa oriental dirige su propio negocio de collares para perros y alimentos balanceados para mascotas, todo mientras colabora con organizaciones sociales que velan por los más peluditos de la casa

Marianna Velásquez


Pasión por los animales

Hoy residenciada en Caracas, Marianna nació en Carúpano, estado Sucre, donde vivió por 14 años junto a sus padres y hermanos. “He sido amante de los animales desde que tengo memoria. Rescataba cualquier cosa que se moviera, y como vivía en una casa grande con patio y la playa, podía hacerlo. Mis papás decían que iba a ser veterinaria, entonces me dejaban. Siempre tuve muchas mascotas”.

Pero como la mayoría de las personas, una mascota en particular marcó la vida de Marianna. “Tuve una mucuchíes que duró unos 16 años. Era una mucuchíes carupanera. Aún recuerdo cuando mi papá la compró. Fuimos de viaje a Mérida. De regreso, mi mamá se bajó a comprar un chocolate, nosotros nos quedamos en el carro y vi mi papá se acercó con la cachorra en los brazos y la escondimos para que mi mamá no la viera. Cuando íbamos por Barinas mi mama dice que huele como a popo, y yo rápido acusé a mis hermanos, más adelante se la mostramos. A ella no le importó porque recién nos habíamos mudado a una casa más grande. Ella siempre fue la reina de la casa, dormía con aire acondicionado, se bañaba en la playa y cuando yo llegaba con mil callejeros, ella se portaba como la reina que era”.

Poco a poco, Marianna se fue interesando cada vez más en los animales, de manera muy natural, y sus padres la dejaron hacerlo. “Mi papá me decía que había algo especial en mi manera de ser y que no podía negarme la posibilidad de ser yo. No estudié veterinaria porque creo que no podría controlar la parte emocional de lidiar con animales enfermos y las duras decisiones que en ocasiones se deben tomar”.

Marianna es egresada del Instituto de Diseño de Caracas donde estudió diseño Industrial y diseño gráfico, ambas carreras las aplicó a su pasión, los animales. “En mi página todo lo hago yo, hasta las fotos. Ahorita sólo me dedico a los perros. Creé un producto alrededor de lo que sé hacer y me gusta”.

Marianna Velásquez

 

Komboloi Pets

Collares de cuero genuino para los consentidos de la casa, eso es Komboloi Pets. Esta marca es el orgullo de Marianna y ya tiene dos años creando piezas únicas de materiales reciclados. “El nombre Komboloi viene por el collar de cuentas que usan los griegos para relajarse, y cuando uno sale a caminar con su mascota, ambos se relajan. Trabajo con retazos de cuero que traemos de afuera y que se usan para hacer carteras de alta gama, por eso tienen texturas y colores que no se ven en todos lados. Eran pedazos de material que iban a la basura y yo le doy una nueva vida en el cuello de los perritos. Son piezas únicas porque son pequeños trozos de material que no alcanzan para muchas piezas, entonces van variando siempre”.

Marianna Velásquez


Paralelo al diseño de collares, Marianna se mantuvo siempre estudiando nutrición canina, elemento que fue desarrollando en Komboloi. “Tuve un perrito que tenía linfoma de hodgkin y no podía comer perrarina. Me puse a investigar que tipo de alimentos le podía dar y llegué a las dietas naturales basadas en carne, pollo, pescado, vísceras y vegetales, dietas crudas y orgánicas”, es así como nació Komboloi Pets Foods, alimentos balanceados para perros y gatos. “Nuestros perros son descendientes de los lobos y los gatos de los felinos, es decir que son totalmente carnívoros, lo necesitan. Ellos son totalmente diferentes a nosotros, no pueden ser 100% vegetarianos, por ejemplo: los granos les hacen daño”.

Comúnmente les damos perrarinas a nuestras mascotas y creemos que con eso todo está cubierto y nada más alejado de la realidad. “El tema de las perrarinas es que están hechas a base de harinas, granos, arroz, aditivos y conservantes; todas las cosas que se supone que un perro no debe comer. Ahorita a nivel económico sale igual darle comida cruda a tu animal que perrarina”.

Marianna Velásquez


Komboloi Pets Food es dieta húmeda, todo es crudo y molido por la misma Marianna. “No cocino los alimentos porque por ejemplo el hueso del pollo cuando se cocina se astilla y no queremos poner a los animales en riesgo. Ahorita sólo trabajo con carne y pescado. El secreto de mi comida es que no tiene huesos, pero el mineral que necesita el animal se lo damos con cáscara de huevos molida. Cada una de nuestras comidas esta balanceada con el tamaño de tu mascota y cada alimento tiene su porcentaje de carne, vísceras, grasas, vitaminas, vegetales, todo perfectamente pensado”.

Los alimentos vienen en tres presentaciones de 800g, 500g y 200g, lo ideal para hacerle dos comidas diarias a tu mascota dependiendo de su tamaño. “La comida va de mi freezer al tuyo. Sólo la descongelas y tienes la comida lista a tu mascota. Cada comida dura en la nevera un mes y puedes congelarla para mayor duración, de igual manera realizamos siempre pequeños lotes para que siempre esté fresca. También hacemos el delivery y puedes hacer pedidos de un mes lo que varía su costo”.  

En palabras de Marianna, las mascotas que se alimentan de esta manera rápidamente empiezan a mostrar mejoras. “En el caso de los gatos, la comida es igual de completa. Komboloi lleva vísceras que es lo que los gatos necesitan, de hecho, cuando los felinos matan otro animal para comer, lo primero que ingieren son las vísceras y la carne es lo último. Para realizar la comida además cuento con el asesoramiento de una doctora especialista en nutrición canina que se llama Claudia Silva, así que puedes contar con que tu mascota tiene todo lo necesario”.

Marianna Velásquez


Trabajando en equipo

Marianna también trabaja con fundaciones que rescatan a mascotas abandonadas. “Trabajo con dos fundaciones fantásticas, una es Animales Sin Nombre o ASN que está ubicada en Mérida de una chica que se llama Paula Marcoli. Siempre me han brindado un apoyo increíble cada que rescataba un perro y tienen una tienda en un Centro Comercial Rodeo Plaza, también en Mérida. Allí la gente puede comprar mis collares y lo recaudado va a la fundación. También un porcentaje de la venta total de cada collar Komboloi va a la fundación Diario Adopta de Caracas. A estos últimos les brindo apoyo con la imagen y las campañas.  El año pasado tuvimos dos campañas en las que usamos 14 perros y 10 ya fueron adoptados. Otra de las cosas que hago es canalizar donaciones. Ahorita abres la maleta de mi carro y esta llena de comida, pipetas, mantas, shampoos, montones de cosas donadas que les llevo a las organizaciones. Hay miles de fundaciones y cada día somos más”.

Marianna tiene una meta y es seguir trabajando duro para mejorar la calidad de vida de las mascotas, todos sabemos que son uno más de nuestras familias. “Para mi cambiar la vida de una animal al día, es más que suficiente. Si yo logro que una persona entienda cómo debe ser la alimentación de su mascota, ya estoy ganando”.

Así que si te interesa cuidar la salud de los consentidos de tu casa, puedes contactar a Marianna por Instagram. También puedes encontrar sus collares en Todo Pets, diagonal al Mercado de Chacao. Komboloi hace envíos fuera de Venezuela.

Marianna, gracias por tu tiempo y que siga tan lindo trabajo.

Marianna Velásquez