Michelle Lazzari

Muchos son los venezolanos que desde todas partes del mundo trabajan arduamente por la construcción de esa Venezuela de lo posible. Una tierra de oportunidades y libertad bañada por las aguas del Mar Caribe y que ahora no tiene el cielo muy claro, pero que cada día necesita aquellos ciudadanos tercos, soñadores y de buen corazón


Una buena acción por pequeña que parezca, puede hacer una gran diferencia, y es que ¿Acaso no todos soñamos lo mismo?. Esta es la visión de ‘Yo tengo un sueño’, una organización pensada por Michu Lazzari y aquí te contamos de qué se trata.

 

Sembrando vocación

Michelle o Michu Lazzari, es una caraqueña que actualmente está residenciada en México y a la que desde temprana edad, sus padres enseñaron el valor de la humildad y la entrega. “Mi vocación me la inculcaron mis papás desde que tengo uso de razón. Mi mamá siempre ha sido la mujer más bondadosa y humilde que conozco, no sólo me tiene a mí y a mis cuatro hermanos, sino también tiene cientos de personas que le tocan el timbre desde hace más de 30 años a pedirle un plato de comida, un vaso de agua, un par de zapatos, una camisa, un pantalón, ¡y ella jamás ha dicho que no!. Si antes le tocaban el timbre una vez al día, con la situación actual el timbre suena a cada cinco minutos. Ella es la multiplicadora de los panes, no sé cómo lo logra. Por su parte, mi papá es el director de la junta directiva de Fe y Alegría desde hace muchos años, nunca ha parado de trabajar para mejorar la educación en Venezuela”.

Yo tengo un sueño

Michu estudió en el Colegio Cristo Rey de Altamira, periodo en el que vocación se vio reforzada gracias a personas como la Hermana María Luis Casar, fundadora de la U.E. Jenaro Aguirre Elorriaga en la popular parroquia de Petare. “Desde hace 20 años, la Hermana María Luisa se ha dedicado a trabajar por la comunidad del 24 de Marzo de Petare. Recuerdo que la veía manejando un Jeep y un día le dije que quería ir con ella, en ese momento me enamoré de ese lugar y su gente. En un momento hasta llegué a dar clases allí de lunes a viernes. Fueron los años más memorables de mi vida. Hoy puedo decir con orgullo que la comunidad de 24 de marzo es mi segundo hogar. Cuando me casé hasta me hicieron una despedida de soltera. Los niños nos cantaron a mi esposo y a mí en medio del teatro del colegio, y como nos mudábamos a México, nos hicieron una tarjeta inmensa de la Virgen de Guadalupe con un mensaje de cada uno de ellos”.

Yo tengo un sueño

Aunque Michu actualmente vive en México, no ha dejado de soñar y emprender proyectos sociales. “El primer año que estuve en Ciudad de México pude trabajar con Fundación TECHO. Luego en Tulum tuve la oportunidad de trabajar en una comunidad Maya donde dictaba talleres de inglés, arte y lectura. Siempre termino aprendiendo más de lo que voy a enseñar”. Pero Michu no olvida su país y los problemas que enfrenta. “He tenido la oportunidad de organizar diferentes campañas a beneficio de organizaciones en Venezuela. Una de las que más me emocionó fue ‘Útiles para el Futuro’, una campaña que organicé en conjunto a Colors For Good y Anabella Padula, logramos entregar útiles escolares a 700 niños en Venezuela”.

 

Michelle Lazzari

Sembrando un sueño

Hace siete años y siguiendo su corazón, Michu inició un hermoso proyecto para seguir brindando apoyo a la comunidad que tanto quiere. “Yo recolectaba comida con mis amigos y conocidos para donarla a la U.E Jenaro Aguirre en Petare, donde actualmente desayunan y almuerzan unos 400 niños. Un día sentada con mi mamá vimos juntas el famoso discurso de Martin Luther King, "I Have a Dream". Me entraron unas ganas enormes de formalizar este proceso de recolección de alimentos no perecederos y abrí un fan page en Facebook que se llamaba "I Have a Dream”. Fue una locura, la comida no cabía en casa de mis papás, llegó a venir gente desde Petare a donar comida”, este fue el génesis de todo.

Con el tiempo empezaron a llegar otras oportunidades, Michu empezó a recibir donaciones de útiles escolares, juguetes y personas interesadas en dictar talleres, hasta trabajar de la mano con otras organizaciones como: Fundación Proyecto Maniapure, Eposak, Barriga Llena Corazón Contento, Alimenta la Solidaridad y muchas otras. “Hoy nos dedicamos a recaudar alimentos no perecederos, agua potable, útiles escolares y juguetes para las comunidades  más necesitadas, pero también estamos alimentando a 60 ancianos todos los jueves en una Casa Hogar en Bello Monte y apoyamos a médicos a través de alimentos. Ellos tienen su grupo de voluntarios que cocinan y llevan la comida a los pacientes de los hospitales públicos en Caracas”.

Yo tengo un sueño


“Yo tengo un sueño’ también dicta talleres de inglés todos los jueves y viernes del año escolar en la U.E Jenaro Aguirre. “Los niños que salen de ese colegio becados para continuar con su bachillerato en otras instituciones, nos comentan que si no fuera por las clases de inglés, se hubiesen sentido muy perdidos en sus nuevas escuelas. Eso nos genera mucha satisfacción y orgullo”.  

Debido a la crisis, ahora son más los problemas que enfrentan estas comunidades menos favorecidas. “El problema más grave de todos es la falta de electricidad y agua potable, sin esos dos elementos básicos los niños no pueden ir a la escuelas, no podemos movilizar a los voluntarios ni podemos atender el ancianato”. Pero nada parece detener a estos soñadores. “Nuestros colaboradores son muchísimos. Tenemos centros de acopio permanentes como: Merei, Yogashala, Soham Yoga San Luis, Hati Yoga, Speck Box, Gim 398, La Casa Bistró, UNIMET, Tienda Amapola, Impact Hub Caracas, Prana Juice Bar, Violeta 360, Hago Café”.

Yo tengo un sueño

A esta hermosa red de ayuda, también se han sumado empresas internacionales como Colors For Good y Priority Cargo. “Nos apoyan diseñadores como Jessie Dib, Marina Taylhardat de Ushuva, Valentina Villarrubia de Dopodomani; otros como Mafe Maragall de Quincalla Zoco, Alejandro Tucat de la Librería del fondo de cultura económica también nos brindan su apoyo. Tenemos un hada madrina muy especial, Arianna Arteaga, así como también su pareja Gabo Cárdenas”. La lista es infinita, incluso la mamá y la suegra de Michu son quienes cocinan para los viejitos cada semana. Una larga cadena de tercos soñadores que se niegan a dejar de seguir dibujando esa Venezuela posible.

Yo tengo un sueño

Movilizando voluntades

Si también sueñas y sientes esa necesidad de colaborar en estos momentos, puedes hacerlo de varias maneras. “Siempre necesitamos voluntarios, ya sean para los jueves o viernes de inglés en el Colegio o para repartir los alimentos en la Casa Hogar y hospitales públicos. También necesitamos alimentos no perecederos que pueden hacer llegar a nuestros centros de acopio. Otro punto importante es la recaudación de fondos para costear transporte de voluntarios, alimentos adicionales, agua potable. Igual siempre estamos abiertas a escuchar cualquier propuesta, siempre y cuando vaya a generar un impacto positivo en nuestro país”.

 

Yo tengo un sueño

Pensando en grande sin olvidar el comienzo

“¿Que si regresaría a Venezuela? Por supuesto. Siempre vuelvo durante varias semanas para abrazar a mi gente, no sólo familiares y amigos, si no a mi segunda familia del Jenaro Aguirre en Petare”.

Mientras Michu trabaja en el extranjero por establecer conexiones, su equipo en Venezuela trabaja arduamente sin desconectarse del Whatsapp. “Es como si estuviéramos todas en el mismo lugar. Valentina Alemán, Yuraima Mercado, Anita Sosa, Ponchi Ponce,  Kharina Nasser y yo nos complementamos bien, somos todas muy diferentes y eso hace que las cosas funcionen muy bien.”.

“Mi mensaje es que si tienes una idea para hacer de este mundo un lugar mejor, ejecútala. Cuando trabajamos desde el amor, la humildad y la entrega, a pesar de todas las adversidades que se nos puedan presentar, todo va a salir bien. Esto es una que comenzó en un comedor a las 2:00 de la tarde y hoy está cumpliendo siete años. Somos un movimiento. ‘Yo Tengo un Sueño’ no es Michu, sino cada persona que ha colaborado de alguna u otra forma”.

 

Michelle Lazzari

Michu y su equipo son sin duda una piedra de lanza para alcanzar esa Venezuela que queremos. Gracias Michu por tu tiempo, que sigan sumando sueños y voluntades para transformar realidades.

 

Ubícalos tú mismo

www.yotengounsueno.org

@YoTengoUnSueno