Daniel Páez

Más que bella, la mujer venezolana es una mujer que se cuida, es coqueta, siempre de punta en blanco y pendiente de las últimas tendencias en las que se puede apoyar para cuidar su aspecto físico. Gracias a Dios contamos con el Dr. Daniel Páez. Este profesional de la salud es cirujano plástico ocular graduado en el Hospital Francisco Antonio Risquez y actualmente trabaja en el Centro de otorrinolaringología y oftalmología de Caracas. Él será el indicado para ayudarte a devolverle esa preciosa vitalidad a tu mirada. Talentoso como pocos, nos cuenta sobre su increíble trabajo, su vocación social y su peculiar entorno familiar. 

 


Tradición familiar

“En mi familia todos son médicos”. Daniel Páez es un caraqueño de 33 años de edad, que desde muy temprana edad descubrió el amor por la medicina y lo que eso conlleva. “Mi mamá es de Falcón y mi papá de San Juan de los Morros. Ambos son médicos y se conocieron en el segundo año de la carrera. A mis hermanos y a mí, nunca se nos obligó a estudiar medicina, pero al estar rodeados de tanta pasión, nos enamoramos de la carrera. Aunque en los Carnavales los disfraces eran de médico y los juguetes eran de lo mismo, digamos que fue un reflejo condicionado”, no dice este elocuente médico mientras suelta la carcajada.

 “Mi casa siempre fue el consultorio popular de toda mi familia y de los pacientes de mis padres. El amor por el prójimo y esa vocación de servicio fue la que hizo que me decidiera por la medicina. Mi hermana mayor es médico otorrino, como mis padres. Cuando mi hermano gemelo y yo estudiamos medicina, él decidió ser otorrino y formar parte del clan. Por el contrario, a mi siempre me había llamado la atención la oftalmología. Soy el único oftalmólogo de la familia”.

Daniel Paez

La más alta calidad en atención

Daniel le ofrece a sus pacientes la mejor atención para todas las patologías de la vista, así como también todo su conocimiento en el área estética de manera tal que pueden encontrar en un solo lugar los tratamientos más completos. “Conmigo los pacientes pueden tratarse desde una miopía, el descarte y tratamiento de otras patologías, hasta una cirugías”.

“La cirugía plástica ocular se ocupa de los problemas funcionales reconstructivos y estéticos de los párpados, sus anexos y la superficie ocular.  También trata las obstrucciones de lagrimales y la cirugía oncológica del ojo.  Trato fracturas por accidentes y todo tipo de afecciones que pueden ocurrir en esta zona”. Daniel trabaja todo con un alto sentido estético gracias a su entrenamiento Fundación Centro de Estudios de Medicina Estética, FUCEME.

Daniel Paez


Daniel Páez nos comenta que lo más nuevo en esta área es la blefaroplastia con láser de Co2. Esta cirugía busca rejuvenecer los párpados mediante la remodelación de los tejidos perioculares con un láser que realiza el corte y la coagulación al mismo tiempo. “También hacemos injerto de grasa autóloga. Extraemos grasa abdominal o de las piernas, se nano-fracciona, se filtra y con ella rellenas todas las partes del rostro que presentan déficit. Con esto no sólo rellena esas zonas, sino que también te rejuvenece”.

Daniel también ofrece una variedad tratamientos para personas que no desean pasar por quirófano, pero aún así desean mejorar su mirada.  “Tenemos el Plasma pen, el Dermapen, ácido hialurónico para el relleno de las ojeras, este último es el más solicitado. Los tiempos de recuperación también soy un punto extra que debe ser considerado por el paciente. Con el Dermapen el postoperatorio son dos o tres días sin tomar sol; con el plasma no debes tomar sol, al menos por un mes y no lo recomiendo para pieles morenas porque las mancha”.

Otros de los tratamientos disponibles son los hilos tensores de polidioxanona, para  ciertos liftings que a su vez hacen mallas de redensificación de colágeno con muy buenos resultados. “Todos estos métodos son reabsorbibles. El hilo desaparece en tres meses y el efecto de tensado dura un año y medio”.  

Daniel Paez


Pros y contras

Existen una gran variedad de circunstancias que el paciente debe evaluar al momento de realizarse cualquier procedimiento. “Los tratamientos quirúrgicos son más invasivos. Hay que ir a un quirófano y siempre está el miedo de la anestesia. Un 90% de las cirugías son con anestesia local y el mismo día estás en tu casa, pero la recuperación es más lenta porque lleva incisiones y hay un cuidado post operatorio más delicado. Ahora el resultado quirúrgico es de 20 años. Una buena cirugía con un buen especialista es casi de por vida”.

“En el caso de los tratamientos no quirúrgicos, suelen ser de 20 a 45 minutos, se realizan en consultorio con anestesia tópica y los resultados se ven inmediatamente, pero son finitos, es decir tienen un tiempo de duración y con el tiempo se deben retocar”.

Daniel también nos explica que en caso de los hilos tensores, el tratamiento resuelve un 40% del problema, mientras que un buen lifting lo soluciona en un 100%.  Es decir, en algunos casos la efectividad de un procedimiento quirúrgico va por encima de uno no quirúrgico. “Ahora, la edad no es indicador para hacerse un tratamiento. Por ejemplo: no todo el mundo a los 50 años presenta los mismos signos de envejecimiento, esto se da por la pérdida del colágeno, el paso del tiempo, pero también hay factores genéticos. He tenido pacientes muy jóvenes, de unos 30 años, que ya presentan signos de envejecimiento”.

Daniel Paez

El precio es otra característica que diferencian los procedimientos quirúrgicos de los no quirúrgicos. “Las cirugías suelen ser más costosas pero más duraderas. Claro, también hay tratamientos no quirúrgicos que son muy costosos”.

Daniel nos asegura que todo estos tratamientos deben ser indoloros y él se asegura de que así sean. “Mi mantra es que para ser bella, no hay que ver estrellas. Soy muy en pro de que la persona no debe sentir dolor. Hay tratamientos que duelen, pero debería ser un dolor mínimo”.

La recomendación de Daniel es que el paciente debe dejar de lado los falsos estándares de belleza. “Hay personas que llegan con una referencia fija de algún famoso y puede que la arquitectura facial de la persona no se adecúe a lo que quiere, esos son procedimientos que no hago. La idea es realizar procedimientos que te ayuden a mejorar el aspecto sin dejar de verte natural. Pasa mucho con los labios, yo los trabajo de acuerdo a la simetría del rostro, sino tienes volumen para aumentarlos tanto, no lo hago porque sino te da el llamado monkey face”.

“Hay que entender que existen varios tipos de belleza y requerimientos. Te puedo hacer más voluptuosa, pero tampoco te puedo deformar. Hay un síndrome psiquiátrico que se llama síndrome dismórfico. Son aquellos pacientes que se hagan lo que se hagan, se pongan lo que se pongan, se ven y se sienten feos frente al espejo. Esos pacientes hay que captarlos desde la primera instancia. Yo no les hago ningún tratamiento porque ese paciente así quede perfecto, no le va a gustar, prefiero referirlos a un psicólogo”.

Daniel Paez


No sólo es la medicina, también es la música

En la casa de los Páez no sólo la medicina es tradición familia, la música es otro aspecto igual de importante. “Mi mamá canta, mi papá toca cuatro y guitarra, es llanero. De allí viene mi amor por la música folklórica. Estuve en un grupo de música folklórica y llegamos ser la representación folklórica del Emil Friedman, tocábamos la plaza Alfredo Sadel, los aniversarios del Metro de Caracas y muchos otros eventos colegiales”.

“Toco cuatro, batería, bajo, ukulele. Musicalmente me dicen el todero, toco muchos instrumentos, incluyendo percusión afroamericana”.

Daniel Paez

Razón Social

“Viniendo de una familia de médicos donde es súper importante la entrega al próximo, siempre me gustó ser una persona que no sólo se queje, sino que aporte. El cambio empieza por nosotros mismos y cuando das, te conviertes en parte de la solución”. Fiel a esta creencia y apoyándose en sus cualidades musicales, Daniel participa en organizaciones civiles para llevar tratamientos terapéuticos a quienes más lo necesitan. “Soy formado en la escuela de Doctor Yaso, pero una vez pasas por  Doctor Yaso es imposible que dejes de serlo. Como médico me gusta ver esa otra cara del paciente donde incluso hasta comienzas a ver los errores que se cometen en el trato con el paciente, te humaniza”.

“Siempre me he enfocado en los viejitos. Ahorita apoyo con la recolección de insumos médicos, repartimos comidas en Caracas y en hogares para adultos mayores. Nos encontramos trabajando con un ancianato que se llama Nuestra Señora del Carmen en los Dos Caminos. Vamos en la mañana, les hacemos una comida completa, llevamos postres y mientras, uso mi guitarra para tocar canciones de otras épocas.  Creo en la curación de tres esferas: física, mental y espiritual, y la música es parte fundamental en esto”. 

Así que ya lo saben guapas, si desean darle la mejor atención al rostro y especialmente la mirada, Daniel Páez es la opción perfecta. Súper talentoso, es capaz de entender el rostro de cada persona para brindarle así la mejor atención y lograr resultados increíbles. Además, es un hombre súper elocuente y cálido con sus pacientes. Con confianza pueden preguntarnos por su trabajo, que sin lugar a dudas les contamos ¡Gracias por tu tiempo, Daniel!

Daniel Paez

Ubícalos tú mismo

@Dr.DanielPaez