Laura para llevar

¿Rendirse? ¿Qué es eso? Si hay algo que compartimos como venezolanos, es la capacidad de reinventarnos frente a las dificultades y levantarnos tras un paso en falso. Esto lo demostramos día a día con pequeñas decisiones que nos impulsan un paso adelante. Laura Marcano es uno de esos personajes resilientes. Tras vencer el cáncer de mama, Laura le dio un giro a su vida y ahora impulsa un maravilloso proyecto. Laura para llevar es comida venezolana criolla, sana y divina, lista para servir en la comodidad del hogar

 

Empezar de nuevo las veces que sea necesario

Nacida en la ciudad de Caracas, Laura es Técnico en Administración de Empresas y se desempeñó como Productora de Eventos por muchos años. “Empecé siendo Promotora, luego me ascendieron a Asistente de Producción y después a Coordinadora de Producción, hasta que llegué a ser Productora General en la época de los grandes conciertos en Venezuela. Trabajé en grandes producciones como los conciertos de Shakira, Alejandro Sanz, Ricardo Arjona, Los Pericos, la lista es interminable”.

Luego de una época maravillosa, la crisis empezó a sentirse con mayor fuerza en el país, lo que obligó a Laura a tener que adecuarse a los nuevos tiempos. “Empecé en el mundo corporativo. Trabajé por cinco años para cigarrera Bigott. Yo era el nexo entre las agencias y las productoras que hacían los eventos de la marca. Trabajamos en el lanzamiento del cigarrillo Vogue y muchos otros proyectos”. 

Luego Laura pasaría a trabajar con otras grandes marcas en el país como Ron Santa Teresa. “Trabajé con ellos por tres años mediante una productora que me contrató. Hacíamos las carreras y los eventos en la Hacienda. Fue un trabajo súper arduo”.

Con tan sólo 33 años de edad, Laura enfrentó un duro golpe que la hizo replantearse su vida. “Me diagnosticaron cáncer de mama, soy una sobreviviente. Tuve una mastectomía doble. Sentía un bulto en el seno, pero los médicos en ese momento me decían que no tenía edad para la mamografía o que no tenía suficiente edad para un diagnóstico de este tipo. Insistimos y fui a otro médico que cuando apenas me vio, me mandó hacer los exámenes y efectivamente, era cáncer”, nos cuenta Laura sin perder la sonrisa. “En ese momento comencé a pensar que debía cambiar de trabajo. Sentí que el estrés, las largas jornadas de desvelo y la mala alimentación me pasaron factura”.

Laura para llevar

 

Listo para llevar

Desde chama a Laura le encantaba cocinar y justo allí encontraría su próximo proyecto.  “Cuando estaba chama invitaba a mis amigas a la casa y hacía pastelitos de capressa, esa era mi marca. Entonces decidí empezar a cocinar a ver cómo me iba. Hablé con un kiosco cerca del colegio de mi hijo para llevar unas 10 arepas diarias. Las llevaba en la mañana y cuando iba a buscar al niño al colegio, retiraba la cesta. Se vendían ocho y las otras dos me las comía en el camino. Me paraba a las 5:00 am hacer las arepas y ya tenía listos los rellenos: asado, cazón, mechada. La misma señora del kiosko me preguntó si tenía un menú porque la gente preguntaba si podía comprar los rellenos. Entonces empecé hacer un pequeño menú que pasaba por mail”. 

Sus primeros clientes fueron amigos y familia. “Típico, buscan ayudarte. Mi papá siempre me compraba. Hoy tengo clientes que ni conozco. Hacemos el negocio por teléfono y todo lo manejo siempre de manera muy profesional y ejecutiva. Pensarán que tengo un gran edificio lleno de personas a mi cargo, cuando en realidad soy yo nada más y la gente que me ayuda con pedidos muy grandes. Hasta mi papá ayuda, es él quien me lleva a todos lados. Así también voy haciendo un equipo”. Y si de equipo se trata, una pieza clave en Laura para llevar y en la vida de Laura, es la esposa de su papá, Angélica quien siempre está a su lado y le da la mano con algunos pedidos. 

Laura para llevar


Laura para llevar tiene tres años desde que inició y la comida criolla es su especialidad. “Los platos que me encantan son: la polvorosa de pollo, el asado, el pastel de cazón y los bollos pelones; son platos que evocan sentimientos. Uno de mis hashtags principales es #consentimiento porque te consiento, lo hago con sentimiento y tu también experimentas sentimientos al momento de probar mi comida. Trabajo confort food sana, no uso cubitos ni nada de ese estilo. El pastel de cazón normalmente se hace con tajadas fritas, yo lo hago con puré de plátano. He transformado los platos sin dejar de lado el sabor que la gente busca. Eso es lo que me gusta vender, comida sana y que te den sensación de casa”.

Recibir un pedido de las manos de Laura es más que un servicio. “Adorno cada uno de los potecitos, todo es muy bien cuidado. Te indico cómo debes calentarlo en caso de que lo necesite, sacamos la cuenta según los comensales y las raciones necesarias. Incluso podemos ayudarte a poner la mesa, disponemos de ese servicio adicional en caso de que la gente lo requiera”.

Laura para llevar


“Antes enviaba mi menú por mail a todos mis contactos, ahora lo hago por whatsapp. De 200 mensajes que envío, logro captar tres o cuatro. Laura para llevar no quiere 15 o 20 clientes semanales, quiero mis clientes precisos que pueda manejar y darles toda la atención necesaria. Esta idea nació como algo íntimo, para ti, tu mamá, tu papá, tu gente”.

Si le preguntas a Laura que extraña de su agitada vida como Productora de Eventos, te dirá que muy poco. “No quiero volver a esos trabajos donde no dormía y comía muy mal. Creo que parte de todo lo que pasó fue resultado de un ritmo de vida muy agotador que terminó por desgastarme. Hacía una gira donde no dormía y luego llegaba a mi casa para dormir por tres días seguidos, el organismo no responde igual. Después de la enfermedad mejoré mi alimentación y lo hice de manera muy consciente, entendí lo importante que es el alimento para tu salud. Ahora hasta hago Pilates tres veces a la semana y eso me ayuda muchísimo. Yo me curé y ahora lo aplico a la comida que hago. Cocino para gente que quiere comer bien, cuidar su salud y su bienestar”. Claro, Laura también reconoce que 20 años de carrera le dio las herramientas necesarias para desenvolverse en la cocina, tarea nada sencilla.

Laura para llevar


Laura para llevar también es una excelente opción para los solteros que les da un poco de flojera pasar por la cocina. “Las personas pueden comprar medio kilo de cazón listo para comer con arepas o lo que quieras, todo rápido sin dejar de comer bien. También cocino para los Ranchos de Chana. Voy a Margarita con el encargado, hago las compras y cocino para los huéspedes. No me quito el delantal hasta que me voy”.

Sólo una condición existe para degustar los divinos platos de Laura y es realizar la orden con tres días de anticipación. “Hacer compras en Venezuela no es tarea sencilla y es necesario si deseo prestar el mejor servicio posible”.

Laura para llevar


Laura tiene sus sueños y metas muy claras. “Mi sueño es que Laura para llevar crezca y pueda involucrar mucho más a mi familia. Me encantaría. Pero mi gran sueño es participar en MasterChef Latino. Cocinar para los demás es un acto de gran valentía, que les guste, que les caiga bien, que no envenenes a nadie”.

Laura y su Angelica nos trataron divinamente y después de hacer las fotos comimos riquísimo. Lau es sin duda un personaje 100% Puraguapura. Una mujer que tuvo la valentía de reinventarse, no se detuvo y encontró una pasión en un momento que pocos logran hacerlo. Así que ya lo sabes, en Laura para llevar tienes una opción guapa, saludable y rica para poner comida en tu mesa.

 

Laura para llevar

Ubícalos tú mismo

@lauraparallevar

lauraparallevar@gmail.com

0424-266.0181