Francois Weffer

 Un abogado que respira y vive de la moda, Francois Weffer es referencia a nivel nacional e internacional cuando de moda se habla, gracias a sus comentarios acertados, visión aguda para detectar talentos y exquisito gusto por la moda. Con 37 años de carrera, este venezolano se mantiene activo en las pantallas de Canal I y nos revela sus planes a futuro. Para Puraguapura fue un verdadero placer compartir con Francois, un gran amigo y excelente profesional

 

Casualidades o destino

“Nací en Caracas. Estudié en el Colegio San Ignacio de Loyola y al graduarme ingresé a la UCAB a estudiar Derecho, ejercí muy poco, sabía que no era lo mío. Ganaba mucho dinero, pero gastaba todo en un gastroenterólogo y psiquiatra”. Lo que Weffer no sabía es que su verdadera vocación lo había estado acompañándolo toda su vida. Su abuela cosía de manera impecable y desde pequeño, Francois estuvo expuesto al diseño y la moda lo que pulió el ojo crítico que lo llevó a la fama.

A corta edad, Francois viajaba constantemente con su familia a Francia donde tuvo la oportunidad de presenciar desfiles y aunque pudo estudiar un poco de moda, la vida decidió que aún no era el momento adecuado. Pocos saben que su madre fue la persona que confeccionó totalmente a mano la lencería del Papa Juan Pablo II en su primera visita a Venezuela, mientras que los Weffer en Holanda hacían telas para la realeza.

Puraguapura con Francois Weffer

Puraguapura con Francois Weffer


...y llegó la televisión

Una vez Francois renuncia a ejercer Derecho, la vida le presenta la oportunidad de conocer a Lola Lobato, esposa de Abraham Pulido, gerente de producción de la tan recordada, Radio Caracas Televisión. Francois daba sus primeros pasos en el diseño y le hizo unos bocetos a Lola que por suerte llegaron a manos de Abraham, quien rápidamente le ofreció una sección de moda.

Luego de un par de negativas, Francois accede sin saber que esto lo cambiaría todo. Fueron cinco minutos antes de salir al aire por primera vez que se decidió el nombre del segmento: Los trapos y su gente. “Decir trapo fue como una manera de liberar un coloquio que se usaba mucho, pero se veía de mala manera”. Francois nos cuenta cómo al finalizar Marietta Santana, que en ese momento era asistente de producción, le preguntó sobre el siguiente programa, allí decidió continuar. En ese momento el nombre de Francois Weffer pasó a ser referencia de moda en el país.

Los 80 fueron una época de efervescencia en el mundo de la moda en Venezuela. Modelos como: María José Vilaseco, Magali Mujica, Pierina de Vecchis y Sasha Popovich desfilaban en las pasarelas del mundo; mientras que diseñadores de la talla de Ángel Sánchez, Mayela Camacho y Piera Ferrari también marcaban presencia.

Francois Weffer


Los trapos y su gente pasarían a ser parte de la emisión meridiana de El Observador, una de las franjas horarias más importantes el canal y se mantendría allí por 18 años consecutivos. “Los trapos y su gente también se hizo en EE.UU., primero en Telemundo, pero cuando se declaró la guerra de Irak, me fui a Univisión. Cuando me fui de Radio Caracas me llevé el nombre, ellos me pidieron el nombre prestado, pero no funcionó”.

Durante siete años, Francois estuvo trabajando en EE.UU. en el área editorial con American Media, hasta que tuvo que volver por la muerte de su padre y decidió quedarse en Venezuela. “Cuando llegué me dijeron que aquí no había moda, que eso se había acabado, me di cuenta que no era así”.

“Me contrataron como Gerente de Relaciones Públicas de Canal I, nunca hice nada, sino preguntarme qué estaba haciendo allí, hasta que llegó la oportunidad de hacer de nuevo Los trapos y su gente”. Esta sigue siendo la pasión de Weffer, la moda. También, dicta talleres de estilo, imagen personal, etiqueta y protocolo. La radio también forma parte de la carrera profesional de este querido amigo que así como la moda, se adapta con el tiempo.

 

Francois Weffer


La apuesta es la misma

Al regresar a Venezuela Francois quedó cautivado con el talento joven, esto lo hizo comprometerse y darle un giro a la manera como venía trabajando la moda. “Empezó el momento de dar. Apoyado por la Universidad José María Vargas creé el técnico superior en diseño de modas que no existía. Estuve delante del proyecto por un tiempo, pero la enseñanza es algo me gustaría siempre retomar”.

“Ahorita veo un resurgir de la moda en Venezuela, la creatividad del joven venezolano se está volcando, esa energía está buscando por donde salir y ha encontrado en la moda, un nicho. Hay cosas muy bellas, muy interesantes, pero claro, también hay mucho pirata. Estamos viviendo un momento bien interesante y bastante bonito que hay que aprovechar, pero con profesionalismo y siendo exigentes”.

Una de sus preocupaciones y prioridad es la educación. “Los jóvenes no te saben hablar de moda, les falta el bagaje cultural, la teoría que siempre nutre. Allí es donde yo quiero estar, allí es donde yo puedo aportar. Mi responsabilidad con Venezuela y con mi gente es transmitir lo que yo viví”.

Francois Weffer

Francois sigue comprometido con la difusión y proyección de esos talentos que buscan tribuna en un país que lucha por mantenerse a flote. “Hay tanto talento aquí que me es muy difícil elegir uno. No puedo nombrar un diseñador, puedo decir que hay firmas muy buenas. Te podría decir que Nidal Nouaihed que es increíble y de una talla altísima”.

Entre amigos pasamos una tarde entre anécdotas recordando viejos tiempos en los que Mónica y María José trabajaron junto a esta referencia de la moda en Venezuela, y sin darnos cuenta descubrimos que el papá de Francois fue la persona que trajo al mundo a la mamá de Marianna, así es Venezuela, un pañuelo.

Francois es otro de esos venezolanos que desde su nicho lucha por seguir haciendo. Un amigo increíble con el que compartimos historias y para quien el mundo es la moda. Gracias Fran por el cariño, la complicidad y por ser siempre el mismo.

Francois Weffer

Ubícalos tú mismo

@Francoisweffer