María Astrid Armas

Existen carreras que tradicionalmente tienen una mayor representación masculina. Esto se da en algunas áreas de la medicina, específicamente en el área del tratamiento de patologías en la columna, pero una mujer decidió tomar en sus manos el reto de posicionarse como una de las mejores en esta área en el país.

María Astrid Armas es especialista en medicina física y rehabilitación, y es la fundadora y directora de la unidad, Columna Activa. Tuvimos la oportunidad de conversar con ella sobre prevención, cuidado y tratamientos de la columna, una de las principales dolencias asociadas al ritmo de vida actual.

 

El reto de ser mujer

Médico venezolana, egresada de la Universidad Central de Venezuela en el año 92, María Astrid decidió especializarse en Medicina Física y Rehabilitación de la columna vertebral, pese a no ser un área particularmente sencilla para las mujeres. “Mi papá fue médico, él murió cuando yo tenía 17 años, me estaba graduando del colegio, entonces decidí seguir esa línea. Cuando estudié Medicina estaba clara que no quería tener nada que ver con los quirófanos. Desde pequeña siempre hice ejercicios y mucha actividad física, esa es una de las razones que me lleva a estudiar Medicina física y rehabilitación”.

Durante el tercer año de su especialización, María Astrid se enamora de su carrera y decide convertirse en una de las mejores. “Estaba trabajando en el Hospital Ortopédico Infantil. Allí empecé a conocer un mundo fascinante. Descubrí que en Venezuela, los médicos fisiatras generalmente son médicos generales y no habían médicos especializados en patologías. Cuando me gradué, empecé a rotar y sólo veía hombres. Empecé codearme con ellos y asistí por primera vez al Congreso del North American Spine Society (NASS) en EE.UU. del que ahora soy miembro”.

“El mundo de la columna, no sólo en Venezuela, es un mundo de hombres. Además, viniendo de un país latinoamericano era mucho más difícil que una fisiatra se atreviera a dedicarse al área de la columna vertebral. Me enamoré por completo de la carrera y me preguntaba ¿Por qué yo no?.  En ese momento decidí aprender todo lo que pudiera para aplicarlo en mi país”.

Al regresar a Venezuela, María Astrid se encontró con el primero de sus retos, sus mismos colegas. “Comencé a integrar, poco a poco, técnicas de rehabilitación de la columna y así ir cambiando un poco el estigma de manejar a los pacientes con terapias pasivas”.

María Astrid Armas

Columna Activa

María Astrid actualmente dirige un centro especializado únicamente en patologías de la columna atendido por especialistas que buscan brindar el mejor tratamiento y diagnóstico a los pacientes.  “Una de mis premisas cuando fundé Columna Activa es manejar al paciente sobre la base del movimiento y romper el estigma de la kinestofobia, ese miedo al movimiento que tiene todo paciente con dolor. Ahora ¿Cómo se invita al paciente a moverse? Con confianza a través de una estructura bien organizada”.

Columna activa ofrece diversos tratamientos para diferentes patologías. “Tenemos la Terapia Manual, que es la terapia para el manejo del dolor que no tiene nada que ver con la terapia convencional, sino que mezcla la osteopatía con la fisioterapia. No colocamos ni frío ni calor, sino que usamos únicamente las manos para aplicar movimiento en la zona afectada. Esto se combina con 45 minutos de herramientas activas y ofrecemos cuatro para combinar: yoga terapéutico, ejercicio terapéutico, Pilates y Feldenkrais”.

La idea es que cuando el paciente entre a Columna Activa, comience a respirar columna y la tranquilidad de saber que todo el personal está integrado en el mismo lenguaje de columna vertebral. Una filosofía que mantienen intacta desde su apertura en el 2012.

María Astrid Armas

Cuidado, prevención y tratamiento

“Hoy en día la gente tiene más conciencia, aparte que también ha ocurrido un fenómeno a nivel mundial, y es que el público está más de la mano con el ejercicio físico, entonces está más alerta en temas de prevención”.

Actualmente el dolor lumbar es el segundo motivo de consulta médica por dolor a nivel mundial, el primero es el dolor de cabeza. Además, es la segunda causa de ausentismo laboral y está entre las primeras causas de incapacidad laboral. “Siempre digo que no hay razones para preocuparse, sino que ocuparse. Estas patologías son parte de la cotidianidad del adulto, el tratamiento conservador es lo más importante y se debe realizar de manera constante. El tiempo necesario de acondicionamiento de la musculatura es mínimo tres meses, luego viene el mantenimiento. Le digo a mis pacientes que es como la hipertensión, son patologías que no se curan sino que se controlan”.

María Astrid Armas


María Astrid nos explica que 100% de los pacientes que presentan una inflamación en la columna, sólo entre el 10% y 15% necesitan cirugía, el resto mejora con tratamientos conservadores. “Llegan pacientes que me dicen que no sabían cómo sentarse y pararse correctamente, son cosas que nos deberían enseñar desde la escuela para así evitar futuras dolencias, aunque uno aprende verdaderamente los hábitos posturales ya en la edad adulta. Pocos saben que la musculatura más débil del cuerpo es la musculatura extensora de la columna vertebral, a esto agrega que todas nuestras actividades diarias nos llevan a doblarnos hacia adelante”.

Columna Activa recibe pacientes desde los 14 años de edad y los grupos etarios van variando según las patologías. “En los adolescentes es donde se presenta con mayor frecuencia lo que llamamos cuello de texto, aquella postura que mantenemos al estar pegados a un celular o cualquier dispositivo electrónico. La cabeza pesa aproximadamente entre 6 y 8 kilos y el cuello está diseñado para soportar su peso estando derecho. Cuando mantenemos una postura incorrecta, el peso aumenta tres a cuatro veces, es decir, la columna pasa a soportar entre 18 y 20 kilos, lo que acelera los procesos degenerativos”.

María Astrid Armas


Entre los pacientes adultos con edades comprendidas entre los 35 y 50 años, las patologías más comunes son las relacionadas a la región lumbar y en el caso de las personas de más de 50 años, las patologías degenerativas son las más frecuentes. “También es cierto que en el área de columna vertebral, el público está más familiarizado con el traumatólogo y esa es una de mis metas, la difusión. No sólo evalúo el paciente y lo diagnostico, sino que también empiezo a educarlo sobre la anatomía de su columna, esta es la única manera de que cree conciencia. No me gusta que se lleven prohibiciones sino recomendaciones”.

María Astrid Armas

El compromiso

Está claro que el paciente es quien debe comprometerse con su salud, pero María Astrid tiene sus propios compromisos que para ella son ineludibles. “Mi compromiso ahorita es transmitir un proceso educativo al público en general sobre el tema de la columna. También que los pacientes que tienen patologías en la columna puedan acudir a centros donde sean diagnosticados y tratados adecuadamente, es decir que centros como este se reproduzcan. La primera inquietud de los pacientes que me llegan es la cirugía y parte de la desinformación hace que el paciente, aunque le tiene miedo a la cirugía, crea que esa es la solución y no lo es en la mayoría de los casos”.

“Tenemos personal joven que trabaja, ve y siente que aquí todavía quedan profesionales altamente calificados y que dan el todo por el todo”, apunta María Astrid de manera muy firme.

La verdad es que la espalda es una de la zonas de nuestro cuerpo que merece especial atención, principalmente por nuestro ritmo de vida actual, y es un alivio saber que existen profesionales dedicados como María Astrid para enseñarnos que “El ejercicio es medicina”.

María Astrid Armas


Ubícalos tú mismo

http://www.columnaactiva.com/

@columnaactiva