Lisbet Matos

De misterios está lleno el universo. Todos conocemos alguna persona que tiene alguna cualidad que la hace particular, una habilidad que le permite ver el mundo un poco más allá. Lisbet Matos es una caraqueña que desde muy joven hizo carrera en la política nacional, pero que por cosas de la vida, hoy se dedica a brindarle claridad a otros a través del Tarot. Puraguapura decidió adentrarse en este arte esotérico de la mano de esta fascinante mujer que participó en la campaña El gocho pal’ 88


Una larga carrera política

Egresada en Mercadotecnia, Lisbet nunca ejerció su carrera, sino que desde muy temprana edad estuvo inclinada a la política. “Me dediqué a la política por muchos años, siempre fui adeca. La política es todo lo opuesto al mundo espiritual”.

Cuando era pequeña, llegaba del colegio, tiraba mis cosas, me iba a la calle y formaba el bochinche. A mi mamá no le gustaba mucho y decide llevarme a COPEI. Cuando entro a la sede del partido, no sentí feeling. A los días mi mamá vuelve a intentar con Acción Democrática, ella pensaba que tenía un don para liderar. Cuando entré en la sede de AD quedé cautivada. Me recibe Pedro Luis Paris, presidente del partido para la época y me lleva a que me expliquen las bases, el himno, todo, allí me entró la vena adeca”. 

En ese momento Lisbet, de 17 años, se hace amiga de unas señoras y empieza a montar el padrón electoral, es así como entra de frente en la campaña de Carlos Andrés Pérez, con aquel famoso slogan, El gocho pal’ 88. “Caminar con una persona así y sentir la energía del momento, era muy loco. Mi primer voto se lo dí a él. Luego empecé a tener varios cargos, pero siempre dentro de la estructura del partido”. 

Al morir su hermano, la carrera política de Lisbet se detuvo y pasa a asumir roles claves dentro de su estructura familiar. “Cuando quedé embarazada, siendo madre soltera, siempre tuve claro que debía hacer algo y no quedarme en casa. Me llama un gran amigo que estaba montando Primero Justicia y me involucra en la campaña de Capriles para alcalde. Hoy ya no ejerzo ningún cargo en la política porque estos tiempos no son para mí”. 

Lisbet Matos


La cualidad de ver

“De niña era muy tímida, hasta los 11 años que pasé a ser extremadamente extrovertida”, dice Lisbet entre risas, mientras agrega que el cambio se dio prácticamente de un día para otro. “Me acosté una noche a dormir y me desperté loca”.

Cultivar su parte espiritual le llevó mucho más tiempo. “Desde los 7 años tenía el don de ver. Desde siempre he podido leer la energía de las personas. Hay algunos en los que puedo notar si están pasando por algún percance de salud. Cada persona tiene un color distinto que me puede decir los rasgos de su personalidad. En los momentos en los que se ven más tenues es porque hay un problema”. 

Lisbet Matos

Estar en total control de estas cualidades, no siempre fue sencillo. “Entre los 16 y los 19 años tuve mucho rechazo a todo esto. Eso es ahora que ves en televisión a alguien echando cartas, pero antes era algo para sentir vergüenza y que la gente hacía a escondidas. Te llamaban brujo”. 

“Ahorita puedo manejar esta cualidad, pero antes no, entonces me desgastaba porque no tenía las herramientas para controlarlo”.

Fue a los 11 años de edad que su madre la inició en diferentes cursos para desarrollar sus habilidades. “Fui al método Silva y un sinfín de lugares, mi mamá sabía que tenía algo especial que no debía desperdiciarse”. 

Lisbet Matos


El poder de la mente y la sugestión

Lisbet cree que muchos de los males actuales inician en la mente y en la actitud de la persona frente a la vida. “No somos únicamente piel, también somos energía y esto puede desencadenar enfermedades. Hay personas que tuvieron un problema y eso se reflejó en su cuerpo”.  

Para muchos el Tarot ofrece respuestas definitivas a situaciones presentes y futuras, pero para Lisbet es una herramienta guía para el autodescubrimiento. “La gente tiene que tener mucho cuidado con quien se ve. Hay gente que sí tiene muy buena energía, son buenas personas y su intención es ayudar, pero también hay gente a la que le gusta manipular y crear dependencia para obtener ganancias”. 

Lisbet Matos

“Creo mucho en los baños que vengan de la naturaleza porque son obra de Dios y están cargados de buena energía. Bañarse en la playa es fabuloso porque están todos los elementos”. 

Lisbet tiene muy clara su misión de vida y que busca alcanzar con su actual oficio. “Me considero tarotista. Me gusta mucho ayudar, creo que esa es mi misión de vida. Para mi el dinero no es la prioridad, para mi lo importante es que cuando la persona cruce la puerta se lleve energía y claridad. No es decirle a la persona que hacer, es darle las herramientas y luces para que ellos puedan entender y concientizar”. 


Lisbet Matos


Venezuela, el paraíso y el cambio de pensamiento

Con toda su experiencia política y espiritual, una cosa sí tiene clara Lisbet. “Yo sí creo que vamos a salir de esto, está decretado. Estamos pasando por un proceso de dolor, pero vamos a salir de esta”. 

“Un primo que vino recientemente no dejaba de decirme que Venezuela es un paraíso. Él se quedaba impresionado de como aquí podía llover fuertísimo y luego frente a tus narices sale el sol. Lo que nos toca hacer es conectarnos con la abundancia, agradecer todo lo que nos pasa y cuando estemos pasando por un mal momento, aprender a soltar. Somos muy aprensivos y nos gusta darnos con los problemas. Si hay cosas que no dependen de nosotros ¿Por qué seguimos allí gastando energía?. Hay que trabajar la mente y pensar en positivo. Hay gente que en esta crisis ha hecho más dinero que nadie. Tenemos que cambiar la manera de pensar”. 

Una experiencia única de la mano de una persona única. ¡La suerte de Puraguapura está echada y el poder del pensamiento activo! Es momento de vivir siempre en positivo.


@lisbetmatos