Quinta Samambaya

Escondida entre la densa vegetación característica de nuestra capital se encuentra una extraordinaria obra arquitectónica patrimonio del municipio Baruta. Un tesoro oculto donde el  tiempo se detiene para convertirse en escenario de todo tipo de celebraciones, pero antes de eso, fue la residencia de la familia Boulton, una escuela y centro de grandes encuentros sociales. Acompáñanos a descubrir la Quinta Samambaya, un símbolo de aquella Caracas rodeada de opulencia de los años cincuenta, sesenta y setenta.


Un oasis tropical de la Caracas de ayer

Ubicada en la Avenida Principal de Los Guaybitos, a pocos minutos de el Hatillo, la Trinidad y la Universidad Simón Bolívar, se encuentra esta hermosa casona moderna de 800 metros de construcción, declarada patrimonio arquitectónico del municipio Baruta en el año 2013. Esta extraordinaria Quinta que lleva el nombre de Samanbaya, palabra de origen portugués que significa helecho, planta que crece en las periferias de la construcción.

Samambaya te recibe con una abundante vegetación tropical y el crujir de los bambúes que la rodean. Al entrar, es fácil sentir la opulencia caraqueña de aquellos años.


Quita Samambaya



Esta estupenda obra fue centro de grandes acontecimientos sociales. Se dice que en ella pernoctaron los príncipes de Rumania, fue habitación del ex presidente Carlos Andrés Pérez, durante su primera campaña electoral, lugar de encuentro de grandes personalidades del arte, la cultura, nacional e internacional, y del ámbito social de la época.

Quinta Samambaya

La estructura

La construcción y el diseño de Samambaya responde al tipo de villa residencial, unifamiliar dentro de los patrones de la arquitectura moderna, es decir, con especial énfasis en lo funcional y el espacio. Hermosas líneas arquitectónicas acompañadas de una majestuosa vista de la hermosa ciudad de Caracas. Amplias terrazas, jardines con piscina, grandes salones, habitación para huéspedes, cómodos baños y discretas áreas de servicio.


Quita Samambaya

Samambaya está subdividida en dos alas autónomas, las cuales se conectan por el vestíbulo de acceso. El área de la piscina es un espacio creado para relajarse y disfrutar de la naturaleza que arropa la casa. En la terraza aún se conservan piedras originales de las canteras de Piedra Azul.


Quita Samambaya

Un poco de historia

Esta maravillosa quinta inicia su historia como residencia del matrimonio Boulton. Uno de los hijos de la pareja, el arquitecto Gonzalo Denis Boulton fue el encargado de devolverle el esplendor a esta joya arquitectónica.  “La casa se construyó en los años 60. Mi papá fue el arquitecto de la casa.  Al inicio era mucho más pequeña, pero con el tiempo, mi papá que era igual de impulsivo que yo, fue ampliándola”.

Con la majestuosidad que tiene la casa actualmente, cuesta creer que Samambaya era una construcción mucho más reducida. “Mi papá empezó hacer remodelaciones porque nació mi hermano menor, Javier. Mi mamá odiaba Samambaya porque para ese tiempo era una construcción perenne”.

Quita Samambaya


La casa se convirtió en un punto de inflexión en la joven pareja. “Mi mamá no era la típica ama de casa, no le gustaba mucho ser anfitriona de fiestas. Por el contrario, a mi papá sí le encantaba, en esa época esto era un club”.

Gonzalo y sus hermanos vivieron en Samambaya hasta los 14 años de edad. “Luego del divorcio de mis padres, nos fuimos a Ecuador. A la casa se mudó mi abuelo que se estaba divorciando de su segunda esposa. Esta fue su casa durante 20 años hasta el día de su muerte”.

Quita Samambaya

En los años 90, Samambaya tuvo varios inquilinos, todos con necesidades muy peculiares. “Vino una señora que quería hacer un kínder y fue transformada. Después se la alquilaron a un cubano y casi la perdimos. La casa era un desastre, salones de clases, las áreas verdes ya no lo eran tanto, había una cantina, administración, biblioteca. Aún hay algunos vestigios de aquella época”.

Quita Samambaya


Para fortuna de todos, la casa retorna a las manos de la familia Boulton. Gonzalo fue el encargado de devolverla a su estado original y mantener la integridad de la obra. “Yo agarro la casa y la voy remodelando. Ahora está disponible para todo tipo de eventos”.

Pero la historia de este hermoso lugar no acaba aquí, en sus áreas verdes se encuentra uno de los proyectos de Gonzalo, plantas de Cacao que se convertirán en delicioso chocolate, Río Cacao.


Quita Samambaya


La quinta Samambaya es uno de los tesoros ocultos de Baruta que todo caraqueño debería conocer. Un oasis en el tiempo, un viaje a la opulencia de otros años que reposa en una de las mejores vistas de Caracas.

 

 

https://quintasamambaya.com/

@samambaya