Mildred Trejo

Son muchos los venezolanos que con trabajo e iniciativas propias, marcan tendencias en moda, arte, diseño y estilo de vida y Mildred Trejo es una de ellas. Esta zuliana siempre ha tenido ojo para emprender nuevos negocios. Actualmente se dedica a la venta de lentes para presbicia llenos de mucho color y sobre todo mucho estilo.


Base Diseño Eyewear

Desde hace cinco años de manera ininterrumpida, Mildred Trejo se dedica a la comercialización de lentes de lectura y monturas unisex para todas las edades. Base Diseño es uno de los tantos proyectos de esta mujer, hoy residenciada en Caracas. “Siempre que viajaba, era obligatorio comprarme unos lentes para leer. A cualquier lugar que iba siempre me fijaba en los lentes, con el tiempo empecé a pensar que si yo necesitaba lentes, mis amistades, contemporáneas conmigo, también los necesitaban, y dedicarme a esto sería un tiro al piso”.  

 

Mildred Trejo

Mildred Trejo

El gancho de Base Diseño no es sólo sus espectaculares y variados diseños, sino también su precio y calidad. “Empecé importando unos pocos y ya tenemos una clientela bastante chévere”.

Aunque no tienen tienda física, tienen un catálogo muy variado que puedes ubicar en Instagram @basediseno. Usar lentes no tiene porque ser una experiencia aburrida, por el contrario, hay una montura para cada quien. 

 

Mildred Trejo

 

Emprendedores natos

Existen personas que por naturaleza se desempeñan mucho mejor que otros en ciertas actividades. “Soy egresada de Relaciones Industriales, específicamente en Recursos Humanos de la Universidad Antonio José de Sucre. Nunca ejercí, nunca he sido empleada, siempre tuve ojo para los negocios. Continuamente estoy muy pendiente de mi entorno y las necesidades, esto es algo que se me da con facilidad y no podría decir que hay algún truco, al menos para mí”.

 

Puraguapura con Mildred Trejo 

Puraguapura con Mildred Trejo 

El emprendimiento, además de estar muy presente en nuestros tiempos, es también un arte que se perfecciona, porque no sólo basta con tener una gran idea, sino que también hay que llevarla a su punto de maduración y lograr que se mantenga en el tiempo. “Uno de mis primeros negocios fue la venta de productos de mármol y granito. Hacíamos topes, revestimientos y también muchos objetos decorativos de estos materiales. Este fue mi negocio por mucho tiempo”.

Con el paso del tiempo y al cambiar de residencia, Mildred se dedicó a la venta de arte Murano en Miami. Junto a su socia, Mildred logró posicionarse en esta ciudad tan competitiva. “Me fue bastante bien. Logramos conseguir órdenes de compras bastante altas y constantemente estábamos invirtiendo en más. Lo hice por cuatro años y gracias a este negocio pude estabilizarme económicamente en Miami, pero nunca me acostumbré del todo a vivir allí”.

 

Mildred Trejo
Mildred Trejo

 

De vuelta en Venezuela, Mildred buscó nuevos rumbos y fue en un viaje a Brasil donde le surge una nueva idea. “Caminando todo el centro de Sao Paulo encontré unas personas que realizaban unos escapularios bellísimos, así fue como me convertí en la primera persona en traer escapularios a Venezuela. Esto resultó ser todo un éxito”.

Mildred conoce muy bien su mercado y se aferra a ello. “El venezolano compra, y compra muy bien. Empecé a trabajar en bazares, además vendía los bambú de la suerte, fuimos quienes trajimos esa moda al país y se vendían como pan caliente”.

 

Mildred Trejo

 

Detrás de Base, un poco de historia

“Mi infancia fue en Machiques. Nuestros juegos eran siempre en casa porque vivíamos lejos de la ciudad, aunque los fines de semana íbamos a Maracaibo de visita. Montábamos  caballo a pelo y cuenta mi hermana Mónica que yo vendía mamones dentro en un maletín.”

Aunque siempre estuvo dedicada a los negocios, Mildred pasó tiempo en la educación formal, gracias a su padre. “Me gradué a los 33 años. Mi papá era muy claro y crió hijas muy independientes, si no íbamos a la Universidad, teníamos que trabajar y gracias a ese impulso aprendimos a desenvolvernos bastante bien”.

 

Mildred Trejo
Mildred Trejo

 

Una de las cosas que caracteriza a Mildred es que no le tiene miedo a empezar de cero las veces que se necesite. “Por cosas de la vida, viví un tiempo en Miami. Luego de varios años regresé a Venezuela. Pasé por un bajón emocional muy fuerte porque no sabía que hacer, me sentí sin rumbo mucho rato. Los golpes son buenos y te enseñan muchísimo. La gente tiene que perderle el miedo a esas cosas porque enseñan”.

 

Mildred Trejo

 

La apuesta y empeño

“Soy muy tímida, pero el haber estudiado tantas cosas, así no las practique, me obligaron a salir del cascarón. Estuve un tiempo en la UCV estudiando Estudios Internacionales, allí tenías que hablar en público, yo me obligaba para superar mi miedo escénico. Puede que no ejerzas pero el conocimiento ayuda”.

Como todos, Mildred ha tenido que enfrentar momentos de decaimiento y reinventarse a sí misma. “He tenido mis momentos en lo que todo me preocupaba, me daban ataques de pánico hasta que aprendí a manejar mis emociones y seguir adelante”.

Venezuela está llena de personas exitosas luchadoras, emprendedoras y que son capaces de hacer mucho con poco. Necesitamos dar a conocer estas y otras historias, y recordar que solo hace falta tener y desarrollar las buenas ideas para ser Puraguapura.

 

Mildred Trejo