Ángela Oráa

Puraguapura tuvo la oportunidad de conversar con esta mujer que ha logrado cautivar a todo tipo de audiencias con la primera instaserie de habla hispana: Ángela 2.0 y sus más de
32 mil seguidores dan fe de ello. 


Periodista y relacionista pública amante de la moda, la buena comida y los viajes. Ángela Oráa se identifica con Alicia en el país de las maravillas, una soñadora que usa el glamour y la imaginación como armas para sobrellevar nuestra agitada cotidianidad.


Transformar las circunstancias

Nacida el 19 de mayo, Ángela se compara con un toro de faena que no se deja carajear por un torero con traje de luces. “A los 9 años nos mudamos a Caracas. De un colegio de provincia fui a parar al Peñón, una institución de avanzada con circuito cerrado de TV en las aulas, pizarras magnéticas, laboratorio de química, canchas deportivas. Me sentía tan abrumada que me enconché. En consecuencia, mis compañeros de clase me hicieron bullying. Tuve que repetir cuarto grado porque mi nivel estuvo por debajo del promedio. Juré vengarme”. 

Al año siguiente de esta amarga experiencia, Ángela se convirtió en toda una transgresora. “Supongo que para compensar el tiempo perdido”. A los 15 años lucía mechones azules en el cabello, labial negro y uñas de todos los colores. “Era una dark light. Por fortuna, nunca me aficioné a las drogas. Lo digo porque suele venir en combo como parte de una subcultura. Yo me rio hasta cuando me veo a solas en el espejo y soy feliz por condición genética”.

Ese mismo año, al mudarse a Madrid, Ángela vive un cambio de paradigma. “Entendí en carne propia el significado del relativismo cultural y ello me forjó como una persona mentalmente muy abierta. En el Tao Te king de Lao Tse una de las máximas es fluir y procuro aplicarla al máximo”.

Ángela Oráa

Una Alicia en un mundo de Maravillas

“La Venezuela actual es un sin sentido. ¿Acaso existe un marco jurídico que haga cumplir las leyes y penalizar a quien incumpla con las mismas?. Añádele que la música que más se escucha es el reguetton. No puedo con tanta realidad, así que mi respuesta rebelde y anti revolucionaria es el placer y evasión”. 

“Como el libro Morir de Glamour que es una punta de lanza a favor de la actitud transgresora y libertaria del verdadero glam, yo emulo la cruzada plasmada por mi querido Boris Izaguirre en esa obra. Sin la fantasía que le imprime a mis días en Karakastán, tendría puesta una chaqueta de fuerza o estaría en un manicomio”, explica Ángela mientras agrega que se identifica con Alicia en el país de las Maravillas, la novela de fantasía de Lewis Carroll, un maravilloso relato que se desarrolla en un mundo peculiar, poblado por extraños humanos y criaturas antropomórficas.

Ángela Oráa


Un mar de oportunidades profesionales

Ángela se describe como sociólogo por equivocación y periodista de vocación. “Amo mi trabajo porque me va como anillo al dedo. Soy locutora y me desempeño en Relaciones Públicas tipo boutique”Fue productora y ancla de televisión, ocupó cargos gerenciales en el extinto Diario de Caracas. Reportera de glamour para el programa de Gilberto Correa en Televen y muchísimos otros proyectos. “Mi carrera profesional es variopinta. Parece el catálogo de contenidos de Netflix, hay de todo”. 

“En cuanto al PR he sido muy versátil. Desde organizar un evento aniversario, hasta trabajar para un reconocido cirujano plástico, a quien después de armarle una tronco de campaña, decidió no hacer nada”.

Actualmente se desempeña como locutora de radio junto a Kiko Bautista por la Romántica  88.9 FM de lunes a viernes, a las 7:30 de la noche. Ángel y Demonio es un espacio lleno de tendencias, nostalgia, humor y tecnología.

Ángela Oráa


Audacia como marca personal

De punta en blanco y con especial atención a los detalles, así es el estilo de Ángela. Esta caraqueña, al momento de vestir, apuesta por atuendos atrevidos de mucho color y combinaciones audaces. “Siempre busco no lucir uniformada. Por ejemplo no uso camisas o vestidos off shoulders ni pantalones rotos en las rodillas”. 

Ángela Oráa

Para Ángela, un buen presupuesto es clave para lucir impecable. “Si pudiese pedir algo sería una varita mágica para que el tiempo me rindiera con holgura. La prisa es plebeya y no me gusta estar viendo la tiranía del reloj”.

Ángela Oráa



La reinvención hecha persona

Puede no parecer una instagramer tradicional, pero quién ha escuchado hablar sobre Ángela sabe que ésta es una de sus facetas favoritas. “Yo me produzco y gozo un puyero. Un instagramer es una persona que se da con furia en esa plataforma y para ello se necesitan dos cosas: crear un nicho y tener la habilidad de actualizarse continuamente porque a cada rato te cambian las reglas del juego”.

Cumplir 50 años es importante para cualquier mujer, para ella fue una oportunidad para reinventarse en todo el sentido de la palabra. Ángela 2.0 se convirtió en la primera serie para Instagram de habla hispana. Un divertido proyecto que documenta el proceso al que se sometió Ángela para lograr una transformación física. 

Ángela Oráa


El guión fue realizado por Mónica Montañés, autora de las telenovelas Guerra de mujeres y Voltea pa’ que te enamores, entre otras. Además contó con la participación de la sexóloga y psicóloga, Sophia Behrens, así como del pianista y candidato al Grammy Leopoldo Betancourt. 

La idea de esta original serie venezolana fue de Gabriel García, CEO de Medical Arts, quien también se encargó de la coproducción. En palabras de la misma Oráa, Ángela 2.0 tiene su componente banal, pero también de profundidad y nació de una necesidad de su protagonista de expresarse e innovar. 

Ángela Oráa es una mujer muy original y divertida que no dudó en ser cómplice de Puraguapura para una sesión de fotos inolvidable en el país de las maravillas. ¡Mejor imposible!

Ángela Oráa


Ángela Oráa: @angelaoraa

Maquillaje: @shaulrivas

Accesorios: @vivianeguenoun

Vestuario: Josefina de Oráa | Gianbatista Bali

Estilismo: @jimclarkstudios