Titi Martínez
Ser feliz no es un sentimiento, es una decisión y yo decidí ser feliz.

Personajes particulares que hacen vida en nuestro país, que pese a las adversidades se reinventan y siguen ingeniando proyectos creativos que captan la atención de muchos. Entre estos personajes pintorescos se encuentra Luisa Carlota Martínez o Titi como la conocen sus amigos, llena de vida y creadora de un particular postre que no tiene descripción y hace honor a su nombre Nefertiti.


“Mi hermano tenía un año y medio cuando yo nací. Le habían hablado mucho de su nueva hermanita y cuando por fin me conoció, la emoción fue tanta que él sólo decía Titi y así me quedé”.

Aunque no tiene acento alguno, Titi nació en Maracaibo, a temprana edad se mudó a Caracas donde aún todavía reside. “Yo nací en Maracaibo, como mis padres y mis abuelos. No viví mucho allá y me arrepiento. Los maracuchos son arrechísimos, súper talentosos y de una personalidad increíble”.

“La sociedad me define como una persona muy creativa, extravagante y me vale tanto todo, por eso es que me muevo rápido, no me importa lo que digan”.

 

Titi Martínez

 

Desde pequeña, una estrella

De niños la creatividad, la capacidad de asombro e inventiva es algo que se nos da de manera natural, pero también algunos niños llegan a ser más soñadores que otros. “Yo de pequeña era súper pícara, lo que me gustaba era reírme y gozar, tenía mi mini mundo. Recuerdo que en mi casa había un cerrito atrás y siempre jugaba con mi hermano, pero cuando jugaba sola, inventaba mis propios juegos. Recuerdo estar subiendo el cerrito, agarraba un palito que era mi espada. Siempre jugaba a la protectora de los débiles. Mi papá siempre fue líder, protector y así soy yo”.

“Tener unos padres fuertes me hizo quién soy. Podría criticarlos y decir que no me entendían, era mucho más fácil ser papás de mis hermanos, que eran mucho más tranquilos. Mis padres no buscaron cambiarme. Había la crítica típica de los padres, pero esa parte de apoyo siempre estuvo, para ellos siempre fui la mejor y me sentí apoyada en todo lo que hiciera”.

 

Titi Martínez

 

Principios fundamentales en la vida

Existen cosas que pensamos son imprescindibles en la vida, Titi es muy clara sobre sus prioridades. “El amor y el cariño son el alimento básico para cualquier ser humano, te puedes alimentar del ego, de la fama, del supuesto éxito o de cualquier otra cosa, para mi no. El amor y el cariño son mi centro en la vida”.

 

Titi Martínez

 

El truco para ser feliz

Ser feliz es el motor en nuestras vidas, Titi nos explica cómo para ella solo bastó una decisión, para así despojarse de aquello que le impedía ver más allá de su realidad.  “Todos los seres humanos tenemos nuestros ups and downs, los estados perennes no existen, pero yo decidí ser feliz, claro nadie sabe cómo serlo. Vemos gente que uno cree son felices por tener dinero o fama, pero no lo son. Esta gente está constantemente buscando una felicidad que está fuera de ellos, en la ropa, el carro, la casa. Mientras más artilugios tienes, más obstáculos tienes para ser feliz”.

 

Titi Martínez

 

Desprenderse, ese fue el truco que aprendió Titi. “Cuando aprendes a desprenderte verdaderamente, es cuando tu realmente eres feliz. Este descubrimiento estuvo acompañado de un proceso interno y la jamaqueada que me dio la vida”.

“No se está feliz, se decide ser feliz. En la vida moderna hay muchos obstáculos para la felicidad empezando por los teléfonos, esos aparatos te ponen es a envidiar la vida del otro y a sentirte mal con la tuya, hay que mirar para dentro”.

 

Titi Martínez

 

Un sentimiento global

Esta filosofía de vida basada en el amor, es lo que predica esta vibrante mujer de muchas palabras y son los mismos valores que indica faltan actualmente. “Suena cliché, pero eso es lo que falta en el mundo, amor. Hay que ver más allá de uno mismo pero con amor, sino allí es que vienen los resentimientos. ¿Por qué hay gente mala? Por una carencia afectiva. Es sentirte querido, sin minimizar a nadie, preocuparte por tu entorno”.

 

Titi Martínez

 

… y llegó Nefertiti

Nació como Luisa Carlota y su hermano la nombró Titi, pero existe más de una personalidad que la define. “Luisa Carlota es un nombre fuerte, hasta odioso, un día lo intenté, ser Luisa Carlota, pero no lo logré, no cuajó, entonces allí apareció Nerfertiti. Un personaje marcado que no se parece a nadie. Es una sintaxis de ese nuevo personaje que yo estoy creando, estoy en mi propio proceso de creación”.

Curiosamente ese es el nombre del postre que la ha hecho reconocida y que se convirtió en su marca personal. “Yo quería ser feliz y hacer feliz a los demás, allí nació Nefertiti. Yo soy fan del chocolate, dije: a todo el mundo le gusta el chocolate, no tiene tiempo, personalidad, ni frontera así que decidí aventurarme con el Cacao”.

 

Nefertiti

 

“El chocolate que me quería comer no existía, entonces lo inventé. No es un mousse, no es una torta, no es un bombón, es Nefertiti”.

La cocina se convirtió en su manera de expresar afecto y encontró en Cacao Franceschi el aliado perfecto para realizar esta divina creación. “Me encantan como marca y lo que representan, pero ahora lo que quiero es hacer el cacao Nefertiti”.

Este delicioso postre se ha convertido en el favorito de quienes lo prueban. “Un gran amigo mío es quién me insistía que vendiera la torta, yo no me veía, ni me veo vendiendo tortas, pero él seguía insistiendo hasta que un día le dije que yo hacía la torta, si él me diseñaba el empaque. Pensé que diría que no, él es un artista increíble y aceptó”.  

Titi es muy celosa con la receta de su postre, sólo conocemos que usa productos venezolanos de la más alta calidad, que destaca por su sabor y que por eso no lleva adornos. “Es un excelente producto y me han ofrecido mostrarlo afuera, pero siento que perdería su esencia. Nefertiti es como yo, venezolana. Uso sal que viene de Río Caribe y la Catara que busco luego de dos días en curiara. Si Nefertiti se va, deja de ser venezolana, no va a ser igual”.

Mantener la calidad es su prioridad, por eso que no se detiene en la búsqueda de ingredientes que la ayuden a mantener su nivel. “Estoy ubicando esos talentos y esos productos venezolanos para hacer alianzas y que me permitan producir Nefertiti y todas esos productos que se derivan de ella”.

 

Titi Martínez

 

Pero Nefertiti y Titi no se detienen aquí, para este par esto es sólo el comienzo. “Estoy pensando en desarrollar no sólo el cacao Nefertiti, sino también el chocolate, que la gente lo pueda llevar en barras, así como una línea de confitura de naranjas y frutos rojos”.

Orgullo por lo nuestro y ganas de seguirle apostando a lo producido hecho en casa, sin tenerle miedo a nada. “Todo lo que yo hago es una oda a Venezuela, porque soy una orgullosa venezolana”.

Titi ríe de una forma tan especial y contagiosa que te hace recordar la alegría de vivir. Gracias Titi por dejarnos conocerte un poco más, deleitarnos con tu increíble personalidad y tu inigualable Nefertiti. 

 

@cacaonefertiti