Articulación de la columna

Eres tan joven o tan viejo como te sientes. Si tu espalda es rígida con 30 años, entonces eres viejo. Si consigues que sea móvil y flexible a los 60, entonces te seguirás manteniendo joven.
— Joseph Pilates.

Articulación de la columna

 

La columna vertebral o espina dorsal es una compleja estructura de articulaciones móviles y resistentes, se extiende desde el cráneo hasta la pelvis y se compone por 33 huesos individuales conocidos como vertebras, las cuales se apilan en un grupo sobre otro dividiendo la columna en 5 regiones: 

Región Cervical, C1-C7 zona del cuello.

Región Torácica, T1-T12 zona del pecho.

Región Lumbar, L1-L5 zona baja de la espalda. 

Región Sacra, S1-S5 zona de la pelvis.

Región Coxígea, consta de 3 a 5 vertebras fusionadas y el coxis.

 

El movimiento entre los segmentos vertebrales es mayor en la medida que  nos acercamos a la cabeza y menor en las vertebras cercanas al sacro. Esto se debe a que la cabeza actúa como una torre de control y su movilidad es clave para los receptores sensoriales de la audición, la vista y el olfato. 

Las vértebras no sólo soportan el peso y lo distribuyen desde la parte superior a lo largo de la columna, hasta el sacro y la pelvis, sino también le bridan apoyo estructural a la cabeza, hombros y pecho, garantizando equilibrio y distribución del peso. 

La columna tiene como principal función proteger la médula espinal, las raíces nerviosas y los órganos internos. Las curvas naturales de la columna cifótica y lordótica, proveen resistencia y elasticidad en la distribución del peso corporal y las cargas axiales sostenidas durante el movimiento. 

 

Articulación de la colunma

 

Entre cada vértebra se encuentra un disco, formado de un anillo y un núcleo pulposo, que actúa como un cojín que amortigua las cargas y facilita el movimiento entre las vertebras. Las cargas excesivas y repetitivas pueden dañar el disco presionándolo hasta empujarlo fuera de su ubicación causando una hernia que presiona la raíz nerviosa causando dolor y malestar.

Un hombre es tan joven como su columna vertebral.
— Joseph Pilates.

En el método Pilates cuida a la columna tonificando su musculatura, mejorando su flexibilidad y fuerza. De forma progresiva la columna debe moverse en todos sus planos, comenzando por la flexión y la extensión, en el plano sagital, siguiendo a los movimientos de inclinación lateral y rotación en el plano frontal y transversal, hasta combinarlos todos. 

El movimiento articulado de la columna es primordial. Al mover vertebra por vertebra se descomprime la articulación y se hidrata el disco en su interior. 

Pilates se apoya en imágenes creadas hacia proyecciones y oposiciones, llevando la parte más alta de la corona lejos de la base de los isquiones, que son lo huesos inferiores de la cadera donde nos sentamos. 

Expresiones como: ancla desde tus isquiones y lleva tu corona al techo, alarga tu columna; trabajamos el cerebro y el cuerpo obedece poniendo a funcionar los músculos profundos y estabilizadores que bordean la columna para lograr la elongación axial respetando sus curvas. La buena postura en todo momento es un tesoro en el tiempo.

Cada uno somos arquitectos de nuestra propia vida. Y la felicidad está subordinada al bienestar físico por encima del nivel social o el estatus económico.
— Joseph Pilates.