Tesoros Ocultos

LA CUADRA BOLÍVAR


Justo en el corazón del bullicioso valle de Caracas se encuentra este tesoro oculto construído alrededor del año 1750. Entre las esquinas de Bárcenas a las Piedras, en Quinta Crespo, se encuentra La Cuadra Bolívar: una casa museo que perteneció a los padres del Libertador Simón Bolívar. 


Un lugar lleno de historia y gente increíble dispuesta a llevarte a vivirla. Miguel Ramos es el coordinador de la casa y el encargado desde hace varios años de transmitir la historia de esta emblemática cuadra que muchas veces pasa desapercibida. Una propiedad de la época colonial de unos 2.650 metros cuadrados de construcción, con techos abovedados y columnas de madera sólida. 

 

La Cuadra Bolívar

 

La Cuadra Bolívar es un terreno que compró Juan Vicente Bolívar, padre del Libertador, en los terrenos que en aquel momento se conocían como las afueras de Caracas. “Se consideraba Caracas a todo lo que colindaba con la esquina de Reducto. Lo que hoy es Quinta Crespo era considerado las afueras y era paso obligatorio para todos los que iban al interior del país”. 

 

La Cuadra Bolívar

 

Cuentan los historiadores que al morir Juan Vicente Bolívar fue María Antonieta de Concepción Palacios y Blanco quién se hizo responsable de todas las cuentas de la familia y tomó las riendas de todo. “Para el momento en el que María Antonieta quedó viuda no se había construído nada, es ella quien toma la decisión de hacer algo con este terreno que hasta el momento se utilizaba como aposento de caballos”. 

 

La Cuadra Bolívar

 

“En una oportunidad, mientras el Libertador se encontraba de viaje, sus hermanos le escriben para preguntarle qué hacer con las propiedades y con la cuadra. Bolívar da la orden de que se venda todo debido a que en Caracas tiembla mucho y es costoso reparar las casas constantemente”. 

Lo que no sabía Simón Bolívar era que esta casa tendría un papel importante en la historia del país. Para el año 1808, empieza su participación en la conspiración de los mantuanos, los ricos de Caracas. Este movimiento llevaría a la firma del acta de la independencia en 1810. Fue en esta casa ubicada en las discretas periferias de la ciudad donde se reunían aquellos mantuanos los fines de semanas para realizar fiestas y las primeras conversaciones para la independencia en el país y territorios extranjeros.

 

La Cuadra Bolívar

 

Al caminar por la casa se pueden observar las habitaciones donde alguna vez reposó el Libertador. “Cuando el terremoto de Caracas de 1967, casi toda la casa se cayó. El proceso de restauración duró hasta 1970. La humedad del suelo de Caracas hace difícil mantener este tipo de construcciones”. 

 

La Cuadra Bolívar

 

Después de ese terremoto, familias acaudaladas de la época donaron parte del mobiliario que hoy adorna la casa. Con el paso de los años diversos organismos han colaborado con más artículos. “Cada pieza tiene una placa donde dice quién fue el donante”. 

 

La Cuadra Bolívar

 

Las paredes fueron cuidadosamente raspadas y en muchas áreas se hallaron frescos de vivo colorido, que sirvieron como patrón para ser reproducidos en otras zonas de la casa. Los techos originales de caña y mangle, propios de la arquitectura colonial, se reconstruyeron en su totalidad, mientras que algunas de las tejas originales se conservaron. 

 

La Cuadra Bolívar

 

Al recorrer la casa, los visitantes podrán observar cómo eran los fogones antes de la aparición de las cocinas de Kerosene. En las instalaciones del museo también se encuentra una maqueta con la procedencia de la familia Bolívar. “Los Bolívar eran vascos. Se escribía Bolíbar, esto cambió con su traducción”.

En la parte central se encuentra el patio de secado de café y cacao. Ahora el jardín tiene otra botánica, pero se desconoce la cantidad de árboles frutales que había en la época. “La propiedad estaba muy cerca del río Guaire, antes todas las casas se hacía en los linderos del río. También tenía muchos desniveles por los huecos que se hacían en el suelo para filtrar el agua que venía el río. Esto se hizo así hasta que María Antonieta mandó a construir una paja, una especie de tubería, para traer agua del pozo más cercano que quedaba en el reducto”. 

 

La Cuadra Bolívar

 

Luego de 150 años, la familia Bolívar decidió vender la propiedad. La cuadra pasó a manos del general Ramonteyo Mendoza. Al morir su esposa vendió la cuadra pero por parcelas. “Ningún ente gubernamental para ese momento estuvo interesado en comprar la cuadra, por eso se dice que se perdieron los terrenos, pero no, se vendieron al mejor postor porque no había interés gubernamental”.  

 

_MG_6490.jpg
La Cuadra Bolívar

 

Con el pasar de los años, el Estado compró la casa y ordenó hacer la restauración que tomó bastante tiempo. A partir del 27 de febrero de 2015, este recinto se convirtió en un lugar abierto a todo público en un horario comprendido de lunes a viernes desde las 9 de la mañana hasta las 4 de la tarde.

 

La Cuadra Bolívar

 

Así fue como Puraguapura viajó en el tiempo, a esa Caracas preindependentista donde nacían los techos rojos. Hoy tú también puedes atreverte a vivir la experiencia si te atreves a encontrar estos tesoros escondidos de nuestra ciudad.

 

La Cuadra Bolívar