ANDRÉS ALIBRANDI

Puraguapura tuvo el lujo de hablar con uno de los grandes íconos del diseño de interiores en Venezuela, Andrés Alibrandi. Este arquitecto egresado de la Universidad José María Vargas, pionero en el diseño de restaurantes y tiendas de concepto en el país, nos cuenta cómo es su percepción sobre el uso del color y el manejo del espacio.


Escondida en el corazón de Altamira se encuentra Arquetipo, una exclusiva tienda con una selección de arte, mobiliario y objetos traídos directo de las mejores ferias de diseño del mundo. Allí nos espera su creador, Andrés Alibrandi, un arquitecto venezolano que se convirtió en ícono del diseño de interiores en el país.

“Estudié arquitectura por dos años en EE.UU, luego me regresé a Venezuela y terminé mis estudios en la Universidad José María Vargas”, nos explica Andrés. Esta dualidad en su educación le brindó una visión más amplia a este diseñador. “Cuando me gradué, ya estaba ejerciendo. Siempre estuve más inclinado hacia el diseño de interiores que a la arquitectura”.

 

Arquetipo

 

Dominando los espacios

Andrés logró dominar una disciplina, que al igual que otras, suele ser malinterpretada. El diseño de interiores, puede ser considerado un arte en el que no sólo los estudios y el buen gusto hacen la diferencia.

“Conocer el espacio y las necesidades de la persona que lo va a habitar o que va hacer uso de él, es lo primero que se debe hacer cuando se va a diseñar o remodelar un espacio. En base a eso empieza el proceso de diseño”, explica Andrés como recomendación para aquellos que se están adentrando en este terreno.

 

Arquetipo

 

“Cuando el espacio es comercial, es un poco más sencillo porque estableces una idea y trabajas en pro de ella; cuando es un espacio residencial es un poco más complejo porque entran otros factores en juego. En el residencial tienes que convertirte en el mejor amigo de tu cliente, entender cómo vive y su personalidad, para que luego logre sentirse a gusto con el espacio. Será la persona quién viva tu trabajo”.

 

Arquetipo

 

Andrés explica que el diseño de una casa normalmente lleva más tiempo que un local. “En el comercial ya tienes la idea y trabajas, en el lugar residencial la idea puede ir cambiando constantemente”.

El diseño de ambos lugares tiene sus bondades y atractivo, será el diseñador quien decida con cuál se siente más a gusto al momento de trabajar. “A mi particularmente me gustan las dos cosas. Yo comencé a trabajar en comercial, básicamente en restaurantes como: Acapella Ristorante en el CCCT, Cacao, Braza Nova en Miami, Madero, Cité y muchísimos otros. Cuando pasé a residenciales, me costaba un poco más por eso de tener que involucrarse con el tipo de vida de tu cliente, pero le fui agarrando el gusto”.

 

Puraguapura con Andrés Alibrandi

Puraguapura con Andrés Alibrandi

Andrés se confiesa amante del color y lo podemos notar en los espacios que diseña. “Me gustan todos los colores y me gusta el uso del color. No me gustan los espacios muy blancos o todo beige, no me gusta el minimalismo, eso pasó de moda en los años 90. Se puede desarrollar un espacio neutro, pero necesitas acentos de color en ciertos espacios”.

 

Arquetipo

 

Claro, para este diseñador algunos colores representan un reto mayor al momento de emplearlos. “Ahorita todo es rosado, no es un color que en el diseño de interiores se use mucho porque es complicado de vender. Sería complicado venderle un sofá rosado a un hombre”.  

 

Arquetipo

 

“Un punto de color cambia inmediatamente un espacio. Se puede dar una transformación a cualquier espacio al cambiar los cojines, el color de las alfombras y el color de los adornos”.

 

Arquetipo

 

El sueño, Arquetipo

Todo diseñador tiene un sueño, el de Andrés era crear su propio espacio para ofrecer lo mejor a su distinguida clientela. “Arquetipo llega en el 2003, justo después del paro petrolero. Todo el mundo me decía que estaba loco por abrir una tienda en un momento así, pero me arriesgué e invertí todos mis ahorros, todo lo que tenía y gracias a Dios, fue un proyecto que dio frutos”.

Un sueño que no se ha detenido y pese a todo pronóstico, sólo ha crecido. “En julio del año pasado, inauguramos Villa Arquetipo, un sueño de muchos años de trabajo. Una casa perfectamente pensada, donde mis clientes pueden entrar, observar, sentir y absolutamente todo está a la venta, ese fue el concepto que yo siempre quise tener como tienda”.

 

Arquetipo

 

“En la tienda ha llegado gente que le gusta un montaje y lo quiere todo, en la villa aún no ha pasado, pero sí espero que pase”.

En Arquetipo los clientes pueden buscar desde el diseñador que requieren para su espacio, hasta los elementos que necesitan, mobiliario, accesorios, alfombras, iluminación, lencería, cocina, un poco de todo. 

 

Arquetipo

 

Por 16 años, Andrés viaja a las principales ferias de diseño del mundo para ofrecerles a sus clientes lo mejor. “Yo voy dos veces al año a la feria de diseño en París y Milán. Allí se escoge todo lo que se va a exhibir en el año. Intentamos en la medida de lo posible, no repetir el mobiliario, ahora si es un requerimiento especial y hay que pedirlo, se pide, pero siempre intentamos no repetir para no perder la exclusividad.

 

Arquetipo

 

Más allá de las paredes

Andrés es amante de la música lounge y es el tipo de música que siempre suena en Arquetipo. Entre sus otras pasiones destacan también viajar y conocer nuevos horizontes, no sólo por trabajo. “Me encanta viajar, es mi pasatiempo favorito. Cuando viajo por trabajo me concentro en eso, pero cuando viajo por placer, no quiero saber nada de trabajo y no me gusta ver ninguna pieza en particular. Claro, hay cosas que te las encuentras en un momento determinado y no puedes dejar pasar, pero intento no hacerlo.

Quienes tienen la oportunidad de conocer Andrés, lo primero que notarán es el cuidado que pone en el cuidado de su aspecto personal, sus zapatos son una de las principales piezas que son elegidas con perfecto cuidado, pero al momento de vestir, Andrés se decanta por las prendas frescas, preferiblemente algodón.

 

Andrés Librandi

 

“Me encanta este clima tropical y esa es una de las razones de porqué Venezuela me atrapa tanto. Caracas siempre ha sido mi hogar y aquí me quedo. No me imagino en otro lugar. Me gusta viajar, me gusta salir y conocer, pero no viviría en otro lugar del mundo”.

 

Andrés Librandi

Andrés Librandi