Sasha Popovich
Creo que nunca me iría de Venezuela.

Aguasanta Erminy, Constanza Giner, Heliette Sturhann, Indira Serrano, son algunas de las modelos venezolanas que marcaron una época. Rubia con un toque exótico, de rasgos fuertes y nariz pronunciada pero hermosa, Sasha Popovich fue la cara del modelaje venezolano en los años 90. 


Durante años fue la consentida de diseñadores como Ángel Sánchez, Mayela Camacho y Margarita Zingg. Popovich es resultado de esa interesante mezcla de razas. “Nací en Inglaterra, mis padres vinieron a Venezuela cuando yo tenía tres meses de nacida. El apellido Popovich es por mi abuelo paterno que era Yugoslavo. Mi papá nació en inglaterra y mi mamá es paraguaya”. 

Sasha llegó a estar en las pasarelas de Nueva York, Grecia y Singapur, demostrando el talento y potencial venezolano. “Trabajar como modelo fue maravilloso. En Venezuela había una gran cantidad de diseñadores por no decir que todos, se hacían desfiles a diario”. 

 

Sasha Popovich con Puraguapura

Sasha Popovich con Puraguapura

 

Modelar no fue siempre la meta de esta multifacética mujer. “Empecé a modelar a los 18 años hasta que cumplí 30, luego me fuí a Madrid y empecé a estudiar joyería. Cuando regresé a Venezuela empecé a trabajar con Marco Visconti en Biglidue, ya son años dedicandome a los accesorios”. 

 

Sasha Popovich

 

Ya son más de 10 años que Sasha trabaja con la marca Biglidue. “Empecé a trabajar con Marcos luego de una reunión que tuvimos con Oscar Carvallo, donde se enteró que yo estaba estudiando orfebrería. Tenía mucho material, me lo dio y me dijo, ve qué puedes hacer con esto. Me fui a mi casa y en el piso empecé hacer unos collares de estilo un poco africano. Me gasté todo el material, pero se vendieron con bastante éxito”, recuerda Sasha. “Con el tiempo fuimos trabajando cada vez más. Esto lo hacía mientras seguía trabajando de modelo. Viví bastante tiempo de hacer collares de nylon, hasta que el modelaje me empezara a dar dinero”. 

 

La petite rosa

Madre de dos niñas de diez años y un año y medio, dirige también una línea de accesorios y más recientemente de ropa, para las más pequeñas de la casa. “Con mi segunda hija pasé mucho tiempo de reposo durante el embarazo. Las personas que me conocen saben que no puedo estar sin trabajar. Tengo una socia que es diseñadora gráfica y nuestras bebés son contemporáneas. Nuestra primera idea fue un spa para niños. Se fue complicando por el tema horario y en ese tipo de negocio hay que estar siempre presente. Allí fuimos forjando la idea, empezamos con unos collarcitos, después unos lazos de tul y ahora lanzamos nuestra línea de ropa”. 

 

La petite rosa

 

La petite rosa, es una marca delicadamente diseñada y hecha totalmente a mano. “Nuestras piezas son de gabardina, por lo tanto no se arrugan”, explica Sasha mientras agrega que por ahora sólo venden a través de redes sociales, pero que esperan ir creciendo hasta estar disponible en tiendas.

Aún con todos estos proyectos, Sasha es mamá a tiempo completo. “Cuando uno tiene hijos ya no duerme”. “Cuando me enteré que iba a ser mamá, como todo el mundo, estaba super nerviosa. Éramos una pareja jóven, no teníamos casa, nada, pero mi hija fue un regalo”. 

 

Sasha Popovich

 

“Mi segunda hija la tuve ya a los 40 años, considero que es una buena edad para ser mamá, esa sería mi recomendación. Después de los 35 años ya disfrutaste muchas cosas y vives la maternidad de una manera diferente”, dice Sasha pero deja claro que una madre a cualquiera que sea su edad, necesita momentos para sí misma. “Me turno con mi esposo para muchas cosas, así cada uno puede tener espacio”. 

 

Sasha Popovich

 

Para esta ex modelo, ahora diseñadora, dos cosas son claves en su felicidad. “Mi familia me hace feliz, tener proyectos me hace feliz. No cambiaría nada de mi vida, todo ha sido experiencia, bueno, habría ahorrado más”, dice al soltar una carcajada. 

 

El atajo a la belleza

Sasha explica que de modelo nunca hizo dietas estrictas, estuvo bendecida con ese metabolismo que algunas deseamos. “Cuando era modelo nunca hice dieta pero era muy delgada. Hace poco, por dos meses dejé el azúcar completamente y es un cambio increíble. No sólo rebajé sino que se me veían los abdominales, primera vez en mi vida que me pasa eso. Me siento con mejor humor, duermo mejor”.  

 

Sasha Popovich

 

“También hago un día vegetariano, luego del segundo embarazo me di cuenta que me cuesta más mantener mi peso”, confiesa Sasha. “Hago pesas en mi casa, mi rutina, yo hago todo en mi casa. A mi me funciona, no tengo excusas”.   

A pesar de realizar accesorios, Sasha es de un estilo bastante sencillo y con pocos adornos extras. “Casi nunca uso nada de lo que hago. Soy de usar pocos accesorios y de un estilo bastante relajado”. 

 

Sasha Popovich

 

Actualmente Sasha, su esposo y su familia viven en Venezuela apostándole a seguir creciendo como familia, junto a sus proyectos profesionales. “Tengo pasaporte inglés y he trabajado en muchos lugares del mundo, pero jamás me he sentido como me siento aquí. Creo que nunca me iría de Venezuela. El clima, la gente, la capacidad de poder emprender, es único”. 

 

@Sashapopovichk

@lapetiterosa