Marty González

“El truco es criar hijas económicamente independientes”


Emprendedora, empresaria, locutora, amante de la moda de lo 100% hecho en Venezuela nos relata cómo se ha reinventado a lo largo de los años, cosechando así una larga y exitosa carrera como empresaria.  


Charrasca es un pequeño rincón en la ciudad de Caracas donde el diseño y lo hecho en Venezuela se concentran bajo un mismo techo. Son 7 años desde que Marty González, una de sus creadoras, decidió darle rienda suelta a este proyecto. “Charrasca nació de una necesidad. En Venezuela ya habían cesado las importaciones, yo había cerrado todas las tiendas Vértigo que tenía para el momento y decidí tomarme un año sabático que no aguanté”, explica Marty al recordar que fue su padre quien le dió la idea de dedicarse a lo hecho en Venezuela.

 

El arte de apostarle a lo hecho en casa

Marty González personifica a la mujer venezolana: decidida, trabajadora, sin miedo a arriesgarse y aventurarse. Además de ser la Directora de la Tienda Charrasca, es locutora del programa radial Tacones y Guachicones en la Romántica 88.9 FM. “Llevar adelante un proyecto como Charrasca ha sido todo un reto. Al principio fue muy duro porque teníamos a todos los proveedores aquí en la tienda y durante la época de bazares, ellos se llevaban sus piezas y la tienda quedaba vacía. Con el tiempo nos hemos ido adaptando, ahora los diseñadores hacen piezas exclusivas para la tienda también y así mantenemos el flujo constante en el inventario”. 

 

_MG_3707.jpg

“Llevar adelante un proyecto como Charrasca ha sido todo un reto".

 

Los planes de Marty y Charrasca no se detienen allí. Junto con su socia Gaby González, ya producen su propia línea exclusiva para la tienda. “Abrimos la primera franquicia en Maracaibo. La tienda Iskia también es uno de nuestros aliados y ya nos hace pedidos al mayor. Soñamos con ir progresivamente abriendo más tiendas Charrasca a nivel nacional, hasta en un futuro llegar a exportar”, explica. 

Los comienzos no son fáciles pero sì son más ligeros cuando se tiene clara la meta. “Cuando le presenté la idea de Charrasca a Gaby, ella nunca había trabajado y yo ya venía de salida, porque trabajo desde los 18 años. Fuimos desde el inicio un excelente equipo, ella se encarga de los números, el inventario, el personal y yo de la parte creativa”. Desde el momento de su inauguración hemos tenido a más de 300 proveedores o diseñadores venezolanos, hoy en día ya contamos con nuestro propio taller. 

Esta mujer de negocios se confiesa amante de Venezuela y el Ávila. “Ahorita lo hecho en el país tiene una calidad óptima. En otras épocas no teníamos ese nivel para exportación. Aquí hay mucha gente excelente en lo que hace, sobretodo en el ramo de accesorios”, agrega mientras explica que por eso es un sector del diseño en el que no piensa incursionar, al menos por ahora.  

 

_MG_3712.jpg

"

Aquí hay mucha gente excelente en lo que hace”.

 

 

“Estamos pasando por un momento económico y comercial bastante duro en Venezuela. Creo que hay muchas personas que siguen trabajando y haciendo malabares”, agrega mientras cuenta que aunque suene trillado sigue creyendo en el potencial del talento nacional. 

 

Frente al micrófono

Otro de las múltiples proyectos de Marty incluye el programa radial Tacones y Guachicones que se transmite en la Romántica 88.9 FM, los domingos de 11:00 de la mañana a 2:00 de la tarde junto a Leonardo Salazar. 

En este espacio Marty y Leo conversan sobre temas relacionados con moda estilo y calidad de vida. “Nunca había hecho radio. Un día Leonardo quería entrevistarme. Nos llevamos súper bien, conversamos y me pregunta si quería hacer radio con él. Me voy escondida y hacemos el demo juntos”, explica entre risas. “Lo presentamos y gustó. Ya son 6 años juntos y es algo que me encanta hacer” agrega. 

Marty explica que le encanta trabajar pero también ama estar con su familia y la radio le permite compaginar ambos aspectos de su vida. 

 

La clave,  el empoderamiento femenino

Divorciada desde hace 12 años, explica que quienes tienen hijas deben educarlas para ser económicamente independientes. “La base del problema está en que muchas mujeres dependen económicamente de los padres, de las parejas, entonces así nunca podrán dar ese paso para salir de situaciones donde no son felices ni plenas. Ese también es un bozal de arepa”. 

Para el momento en el que Marty decidió dar el paso y separarse de su pareja, ya tenía las herramientas para hacerlo. “Incluso cuando estaba casada, nunca me detuve. Siempre he trabajado aunque pude haber decidido quedarme en casa. Yo trabajaba importando Gap y Banana Republic para Graffiti, tenía las tiendas Vértigo, muy reconocidas en su momento. Desde que cumplí la mayoría de edad he estado trabajando”. 

Allí es donde cree Marty que está la clave de la verdadera felicidad, en poder tener la oportunidad de de tomar sus propias decisiones y esto es lo que le ha enseñado a su hija Carlota. “Mi hija es la copia de lo que vió en su casa. Actualmente tiene su página web con la que le va increíble. Ella está clarísima de que no tiene que depender económicamente, ni siquiera de sus padres, esa es la única forma de ser libre”, cuenta. “Algunos dirán que el dinero no compra la felicidad y tienen razón, pero para tomar una decisión de este tipo uno tiene que tener la base, y si no tienes el capital por lo menos tener ese espíritu trabajador, independiente para salir adelante. Hacia allá va el empoderamiento de la mujer”.  

 

_MG_3670.jpg

"Para tomar cualquier decisión uno tiene que tener la base".

 

Sobretodo en América Latina, la sociedad espera que la mujer se case, cuide de la casa y los hijos. Para Marty la mujer debe buscar las maneras de trascender más allá y edificar su propio camino. “Cuando los hijos crecen, donde vas a gastar ese tiempo libre. La mujer debe tener otras cosas que hacer que no sea la familia exclusivamente y la complementen”’. 

Esta empresaria encuentra su refugio en sus hijos, en estructurarse para sí misma nuevos proyectos y rodearse de gente positiva. “Ser feliz es estar satisfecho y pleno contigo mismo. A veces me da miedo ser tan feliz y es un miedo que hay que perder, porque uno cree que se va acabar, y no se acaba sino que como todo en la vida, se transforma”.

Como muchas otras mujeres considera el ejercicio como rutina necesaria, pero no solo para estar en forma, sino también para oxigenar el cerebro y abrir la mente a cosas nuevas.  “A medida que vas envejeciendo tienes que hacer más ejercicio, aunque la gente piensa que es al revés. Con el tiempo necesitas liberar un mayor número de endorfinas y eso lo necesitas más que estar en forma”. 

Se confiesa amante de la naturaleza y aventurera de corazón. “Voy a Roraima una vez al año. Pocos recuerdan que participé en Robinson la Gran Aventura, el programa que transmitían por Venevisión”.

Esta mujer de muchas facetas lleva adelante un proyecto con el nombre, De Tripas Corazón. Una organización sin fines de lucro que se dedica a la recolección de insumos y comida para apoyar a personas de escasos recursos. 

Ser agradecido también es importante para Marty. “Yo veo la vida con mucha mucha luz. Me siento una persona muy privilegiada y sobretodo muy agradecida. Tengo unos hijos maravillosos, una madre que es una persona increíble y amigos extraordinarios. He intentado de todo en la vida. Siempre digo que hay que tener tu propia vida y siempre tener un plan, un proyecto, algo. Siempre tienes que tener algo en mente”. 

 

@martygonzalezg

@tiendacharrasca

@detripascorazonvzla

 

Estilismo: @carlos_piti