Leonardo Gerulewicz

No todos somos iguales, cada ser humano nace con cualidades, limitaciones y características que lo hacen único, pero ¿Qué hace a una persona exitosa? ¿Qué hace que una persona destaque entre las masas con luz propia?. Para algunos son esas mismas particularidades que se nos dan al nacer, para otros es simplemente esas pequeñas decisiones diarias que nos impiden detenernos.


Leonardo Gerulewicz es un venezolano de padres extranjeros que nació con algunas limitaciones cognitivas que no le han impedido convertirse en un gran artista y un personaje admirado para quienes los conocen. Para Leonardo, la vida no fue un reto, sino un cúmulo de oportunidades para dar rienda suelta a sus verdaderas fortalezas. Este querido personaje ahora pasa a ser parte de la gran familia Puraguapura.

 

No son los retos, es cómo los enfrentas

A la tierna edad de tres años, los padres de Leonardo notaron que el nuevo bebé era un poco diferente a los primos de su edad. Esto despierta las alarmas de la familia y deciden llevar al pequeño a consultas médicas que no resultaron en ningún diagnóstico concluyente y mucho menos alentador. Leo presentaba un compromiso cognitivo, retraso motor y un problema metabólico importante que marcaría su vida.

Sus padres, madre italiana y padre polaco, deciden impulsar a Leo a llevar una infancia lo más normal posible. Estudios y clases de arte formaban parte de su rutina. “Empecé a pintar a los seis o siete años en los talleres de la Fundación Mendoza de la mano de Mercedes Pardo, pero mi papá no le daba tanto valor al arte y me alentaba a esforzarme más en la escuela. Así que me gradué del colegio y empecé a estudiar Turismo en el Colegio Universitario de Caracas. Luego decidí regresar a estudiar arte con una nueva profesora de puntillismo”.

Leonardo Gerulewicz

Esta técnica se convertiría en la predilecta de este peculiar artista. Leonardo primero trabaja el fondo de cada lienzo, luego con una increíble paciencia, punto a punto, logra darle vida a los más hermosos paisajes. “Hay unos cuadros para los que realizo bocetos, hay otros en los que trabajo directamente sólo usando la imaginación. Puede que no conozca un lugar, pero me lo imagino”.

Como cualquier artista, Leonardo tiene sus procesos y fuentes de inspiración. “Me nutro del ambiente. Si el día está nublado o llueve, no pinto, lo dejo para otro momento. Prefiero pintar cuando estoy de buen humor y positivo. La música también me inspira para pintar. Tengo suerte de que mi hermano Gerardo es compositor y mi sobrino Eugenio toca la batería, la música de los dos me sirve de inspiración”.

Leonardo Gerulewicz

Descubriendo el puntillismo

Todos los cuadros de Leo, además de ser extraordinarios tienen algo en común, y es que denotan un increíble uso del color y de la técnica del puntillismo. Esta técnica consiste en hacer una obra mediante diminutos puntos, por lo que requiere muchísima paciencia y concentración para lograr el efecto deseado. El puntillismo apareció por primera vez en 1884 de la mano del pintor neoimpresionista, George Seurat, al que le siguieron muchísimos otros como: Henri-Edmond Cross y Vlaho Bukovac.

“En Italia el movimiento se llamaba Macchiaioli y en su mayoría, los pintores venían de La Toscana, mientras que los cuadros eran elementos de la vida cotidiana. Tuve la oportunidad de ir a Francia y mi parada favorita siempre son los museos. El Museo d'Orsay es de los que más me gusta. Está en una antigua estación de trenes y tiene una gran colección de obras hechas con puntillismo”.

Leonardo Gerulewicz


Leo imparte en talleres esta técnica a niños de todas las edades. “Hago el itinerario dependiendo de la edad de los niños. Si son pequeños, los pongo de una vez a trabajar a ver que logran. Ahora, si son de bachillerato, les hago una pequeña introducción histórica sobre el puntillismo, pintores, antecedentes”.

“He estado en varias exposiciones en el Instituto Italiano para la Cultura, donde la idea era mostrar obras inspiradas en la Divina Comedia de Dante Alighieri. Yo imaginé el capítulo donde hablan de las mariposas y los pájaros”. Leo ha expuesto su arte en lugares como: el Celarg, la sede de Fedecamaras, el Club Ítalo, la embajada de Polonia, en Bologna, Italia y en Sestola, un pequeño pueblo de donde son originarios sus abuelos maternos.

Leonardo Gerulewicz


Su pasión es la pintura y así lo demuestra cuando habla de cada uno de sus cuadros. “Lo que amo del arte es la pintura, podría hacer otras cosas pero el tiempo no me lo permite. Trabajo de mensajero en una oficina en Boleíta durante la semana. Me emociona cuando vendo alguna obra porque sé que la persona que la compra se convertirá en un promotor”.

A Leo le encanta enseñar y no pierde oportunidad de hacer llegar a otros, todo su conocimiento artístico. “A donde me invitan, voy y doy clases de puntillismo para niños. Me han llamado de la Ludoteca a dar talleres y en el Filven de este año que tuvo lugar en el centro de Caracas. Si hay algún colegio o algún lugar que le interese instruir a los niños en este arte, estoy a la orden”.

 

Leonardo Gerulewicz


Un grande en el scrabble y dominó

Hoy con 55 años y además de su trabajo de oficina, sus talleres, y la elaboración de sus obras, Leo habla francés, alemán, italiano, inglés y un poco de portugués. Pero, dentro de todas estas cualidades destaca el hobbie de Leo, el scrabble.

“Tengo mi grupo con el que juego, organizan torneos y actividades. El año que viene tendremos un cronograma de torneos para que salgan los participantes del mundial de scrabble en español que se hará en Panamá durante el mes de agosto”. Aunque para muchos sea increíble, Leo forma parte del equipo nacional de scrabble de Venezuela, pese a algunas limitaciones cognitivas, es fabuloso no sólo con las palabras, sino también en los juegos de dominó por lo que muchos lo conocen.

Leonardo Gerulewicz


Aunque la condición de Leo es difícil, pues no se tiene un diagnóstico definitivo, esto no le ha impedido irse desarrollando y cosechando un gran número de amigos. Sus padres nunca lo trataron como a una persona diferente o especial, cosa que fue muy importante, sino que le brindaron las todas herramientas para impulsarlo. Gracias a esto, hoy Leo tiene un nivel muy grande de desarrollo y domina varias lenguas, cosa que algunos sólo soñamos.

Leonardo Gerulewicz

 

Quienes lo conocen, dicen que Leo podría ser cronista social porque conoce a todo el mundo por nombre y apellido. Es una persona increíblemente dulce y talentosa. Leo nos recuerda que no es el tamaño de los retos que nos coloque la vida, sino la resiliencia para enfrentarlos, allí se esconde la clave del éxito. Gracias a Leo por compartir una tarde con nosotras, mostrarnos tu maravilloso arte, tu extraordinaria memoria y tus conocimientos. Nos llevamos muchas más ganas de seguir apostando a vivir en positivo, sin excusas.

En el caso de que alguien desee adquirir alguna obra de Leo, pueden contactarlo vía correo electrónico e incluso, fijar una cita y hacer algún pedido en particular.


Leonardo Gerulewicz