La naranja

Rejuvenece tu organismo


La naranja es una fruta cítrica comestible que se obtiene del árbol de naranjo que pertenece al género citrus de la familia de las Rutáceas.

Este fruto posee un elevado contenido de agua, vitamina C, ácido fólico y minerales como el potasio, el magnesio y calcio. Además, contiene grandes cantidades de beta-caroteno, conocido por sus propiedades antioxidantes; ácidos málico, oxálico, tartárico y cítrico, este último potencia la acción de la vitamina C. Su pulpa y corteza poseen una gran cantidad de fibra, por lo que su consumo favorece el tránsito intestinal.

Gracias a su agradable sabor y propiedades refrescantes, es una de las principales frutas de mesa. Presentan un tamaño idóneo para el consumo individual y su cáscara protege la pulpa evitando que el interior se estropee, por lo que pueden llevarse a cualquier parte y ser consumidas en cualquier momento del día.


Fuente inagotable de vitaminas

La naranja es un buena fuente de vitamina C que interviene en la formación de colágeno, huesos, dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones.

La provitamina A es otro de los nutrientes de este fruto que se transforma en vitamina A, esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico.

Por su abundancia en ácido fólico, vitamina que interviene en la producción de glóbulos rojos y blancos, así como en la formación anticuerpos del sistema inmunológico, la naranja es imprescindible los primeros meses de gestación, aunque por su composición puede provocar acidez.

La naranja también es fuente natural de potasio y magnesio que ayudan al correcto funcionamiento de intestino, nervios y músculos, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.


Una fruta, mil usos

En caso de anemia, es recomendable consumir naranjas acompañadas de otros alimentos ricos en hierro. La vitamina C aumenta notablemente la absorción de este mineral y acelera la recuperación.

El consumo de la naranja favorece el tránsito intestinal, equilibrar los niveles de azúcar en la sangre, ayuda a disminuir la absorción de grasa y colesterol, por lo que resulta una fruta indicada para las personas con hipercolesterolemia, diabetes y exceso de peso.

Por su contenido en potasio, vitamina C, carotenoides y otros nutrientes, constituye una buena alternativa para reponer líquido y minerales después de la actividad física. El zumo de naranja mezclado con agua, bicarbonato y azúcar funciona como bebida rehidratante en actividades físicas que tengan una duración mayor a 90 minutos, en los que las pérdidas de glucosa, agua y electrolitos son altas.

El consumo de esta fruta también tiene efecto diurético, beneficioso en caso de hiperuricemia, litiasis renal, hipertensión arterial u otras enfermedades asociadas a retención de líquidos.  

La Naranja

Agua detox de naranja, fresa, mandarina y menta.

En artículos anteriores, hemos conversado sobre las ventajas de consumir agua saborizada con propiedades detox, te recomendamos una deliciosa receta que puedes preparar rápidamente. Esta deliciosa agua detox te ayudará a eliminar las toxinas y a perder peso.

Ingredientes:

  • 3 naranjas rebanadas

  • 3 mandarinas peladas y separadas

  • 1 taza y media de fresas picadas

  • 20 hojas de menta o hierbabuena

Preparación:

En una jarra de agua fresca, vierte todos los ingredientes. Refrigera por 30 minutos y disfruta esta deliciosa bebida.


@LisetteMutti