Chía

Un alimento completo regalo de nuestra América Latina


Algunos estudios señalan la chía como un alimento de gran valor nutricional, por esto y más te recomendamos
incorporarlo a tu dieta.


Un poco de historia

Planta herbácea nativa del sur de México, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Costa Rica y Bolivia. 

Su origen se remonta a la época precolombina, era uno de los cuatro alimentos básicos de las civilizaciones de América Central junto con al maíz, el amaranto y los porotos. Los Mayas usaban sus semillas como preparados medicinales, mientras que los Aztecas usaban sus semillas como fuente de energía para viajes prolongados. 

La harina de Chía podía ser almacenada por mucho tiempo debido su alta cantidad de antioxidantes. Un dato curioso, antiguos ceramistas y pintores utilizaban el aceite de Chía para la preparación de barnices de gran brillo y resistentes al paso del tiempo.


Tal vez no sabías...

La chía es calificada como un superalimento por ser una de las especies vegetales con mayor concentración de Omega-3, antioxidantes, proteínas, calcio, boro, potasio, hierro, minerales, vitaminas y fibras dietéticas. Si comparamos la chía con otros alimentos, esta contiene dos veces más proteínas que cualquier semilla, cinco veces más calcio que la leche entera, dos veces la cantidad de potasio que los plátanos, tres veces más antioxidantes que los arándanos, tres veces más hierro que las espinacas y siete veces más omega 3 que el salmón. 

Sus semillas aportan múltiples beneficios entre los que destacan: mantener los niveles de tensión arterial y el nivel de azúcar en la sangre ayudando a reducir los factores de riesgo cardiovasculares en pacientes hipertensos o con diabetes tipo 2. Además, al mezclarse con agua, pueden aumentar de diez a doce veces su tamaño por lo que funcionan como reservorios de agua una vez ingeridas que ayudan a mantener al cuerpo hidratado.

Para aquellas personas que buscan controlar su peso, la chía ayuda a reducir los antojos y nos hacen sentir llenos más rápido. 

Chía


Otras ventajas… 

  • Es un producto de origen vegetal.

  • No contiene Gluten.

  • Ayuda a controlar los niveles de colesterol.

  • Facilita la digestión.

  • Ayuda a mejorar la salud del sistema nervioso e inmunológico.

  • Favorece el desarrollo muscular y la regeneración de tejidos.

  • Mejora la actividad cerebral.

Puedes añadirla a batidos, aguas saborizadas, sopas, cereales, avena, yogur, arepas y ensaladas, es decir, prácticamente a cualquier receta sin alterar su sabor. Las semillas también pueden secarse y molerse para preparar una fina harina llamada pinole. También existen los brotes tiernos de chía que se consumen como verdura cruda para ensaladas, sándwiches y sopas. 

¿Quieres aprender hacer tu propio gel de chía para preparar deliciosas aguas detox? Pues aquí te damos unos sencillos tips para hacerlo. 

 

Gel de chía 

  • Añade una cucharada y media de semillas de chía en una taza con agua caliente (no hirviendo)

  • Déjala reposar de 10 a 15 minutos.

Verás cómo se forma un gel. Puedes almacenar en el refrigerador y añadir a tus bebidas detox. Recuerda no consumir más de tres cucharadas al día.  

 

Detox de limón con chía

Necesitarás:

  • 1 litro de agua

  • 4 limones

  • 3 cucharadas de gel de chía

  • Miel (opcional)


Preparación:

Al agua agregarle el jugo de los cuatro limones. Añade el gel de chía (ver receta anterior) y miel al gusto si deseas darle un toque dulce. Remueve todo y listo. 

Procura tomarlo en ayunas como método depurativo, antes de tus comidas para controlar el apetito y antes de hacer ejercicio para mayor energía.

Chía