Alcides Ragone

Puraguapura tuvo el honor de conversar y observar de cerca el trabajo de este referente del maquillaje en Venezuela. Alcides Ragone es uno de los expertos en el arte del maquillaje con mayor trayectoria tanto en Venezuela como en el exterior. Maquillador de misses y modelos en las más exclusivas pasarelas del mundo, Alcides fue por más de 30 años, maquillador de una de las más reconocidas marcas del mundo, Yves Saint Laurent. Hoy nos cuenta cómo fueron sus inicios y la clave que lo ayudó a posicionarse como el maestro de las brochas en el país. 


Una vida llena de Ángeles, retos y color

Como un gran número de venezolanos, Alcides es producto de la mezcla de culturas. “Mi padre era italiano y mi mamá venezolana. Mi madre fue mi mayor alcahueta en la vida”, nos cuenta de entrada Alcides con la elocuencia que lo caracteriza. 

Compartir con este personaje 100% Puraguapura es estar frente a una persona increíblemente cálida y afectuosa, también es súper creativo y no sólo en su trabajo, sino en sus expresiones, manera de vestir y en general, en su manera de vivir. “Siempre fui muy creativo y contrario a lo que se puede pensar, nunca estudié para ser maquillador”. 

Alcides Ragone


Una de las personas que tuvo gran influencia en su vida fue su madrina, a quien le debe gran parte de lo que es hoy en día. “Mi madrina Cecilia Ciso fue un ángel. Ella me impulsó a hacer muchísimas cosas. Soy de orígenes muy humildes y cuando había una fiesta en el colegio, le decía que no tenía que ponerme, ella automáticamente me preguntaba cuando estaba libre y me hacía ir a su casa bien temprano. Recuerdo que tenía una lámpara de cristal enorme en medio de la sala y yo tenía que limpiar cada lágrima con alcohol. Al terminar, ella me decía que me había ganado el pantalón, la camisa y hasta los zapatos para ir a mi fiesta, así me enseñó que todo en la vida hay que ganarselo”.

“A los 17 años comencé a estudiar arquitectura, que era la carrera más cara en ese momento, mi madrina era mi sponsor y obviamente, para pagarla tenía que trabajar”. En ese momento Cecilia Ciso y sus dos socias, Judith Campanga de Puig y Guillermina Laso, traen de Londres la famosa línea de cosméticos, Mary Quant. “Mary fue una de las figuras más icónicas de la década de los 60. Fue una de las diseñadoras que posicionó la minifalda y los pantalones cortos. Ella creó un maquillaje que eran tres puntos blancos y uno amarillo. Era una línea revolucionaria, bocas negras y bellos colores”.


Alcides Ragone

Alcides empieza a trabajar con su madrina armando los pedidos, mientras que a la compañía se une el famoso maquillador Víctor Hugo para impulsar la marca en el país. “Mi mamá un día hablando con mi madrina le cuenta que yo maquillaba bellísimo, por lo que mi madrina decide enviarme como asistente de Víctor Hugo en sus presentaciones en Sears de Bello Monte. Al principio yo sólo preparaba a las clientas, hasta que un día me dijo que hiciera un maquillaje completo. Aún me recuerdo sudando, pero logré que quedara bella y para rematar le hice los tres puntos característicos de la marca que Víctor nunca había hecho. A la clienta le encantó y la gente me aplaudió. En ese momento él se molestó y me dijo que no maquillaba más, pero al tiempo me llamaron para tomarme mi primera foto como maquillador”. 

Ya con un poco más de conocimiento, Alcides se fue adentrando en el mundo del maquillaje, hasta que gracias a un concurso, tuvo la oportunidad de viajar a Europa. ”Gisela Betancourt había ganado un concurso como modelo del año y me pidieron que la acompañara a París, luego me fui a Londres. La idea era que me entrenara en las sedes de Mary Quant, pero tuve la oportunidad de conocerla en persona. Terminé trabajando con la línea por siete años”.

“Todo en mi vida se lo debo a mis ángeles. Pocas personas saben que colecciono figuras de ángeles y es que para mí, tienen un significado muy especial. Me siento muy bendecido con las personas que han aportado algo en mi vida. Ustedes (Puraguapura) en este momento lo son porque me están brindando un lindo momento del que voy a crecer, y eso es un ángel”.

Alcides Ragone

Ciclos que hacen una vida

Todo en la vida son ciclos y Alcides lo sabe bien. Al terminar de trabajar con Mary Quant, el maquilador inicia una nueva etapa en el Centro Comercial Paseo Las Mercedes donde se empezó a labrar una reconocida carrera en la farándula venezolana del momento. “Maquillaba a Mirla Castellanos, María Conchita, Margarita Zingg y muchísimas otras. Empecé a maquillar a Irene Saenz porque un día su maquilador regular no fue. Cuando la vieron me convertí en el único encargado de hacerle su característico maquillaje de Barbie”.

Durante este periodo Alcides se desempeña como maquillador freelance. “Empecé a trabajar con Dipacar, una gran distribuidora de grandes marcas como Elizabeth Arden, Yves Saint Laurent y muchas otras de perfumería. Me voy a Margarita con YSL y como conocía a media Caracas que estaba de visita en la isla, vendía muy bien. Estaba de viaje con la marca Elizabeth Arden como maquillador, hasta que me contrata YSL Brasil. Trabajé 30 años con ellos viajando por toda América Latina”.

YSL representaba todo un reto para Alcides. “Me enamoré por el desafío. Imagina combinar un labial fucsia con sombras verdes. Todo era el glamour y nos entrenábamos en París que era una locura. Soy el único maquillador en Yves Saint Laurent que tiene 30 años de trayectoria en la marca y disfruté cada momento”.

Alcides Ragone


Un libro abierto lleno de conocimientos

Alcides no sólo es experto en las brochas, también brinda asesorías de imagen y también maquillador de campañas publicitarias. Hoy es máximo referente en el mundo de la cosmética en Venezuela, sólo ofrece lo mejor para ocasiones especiales y eventos sociales, tanto de día como de noche, todo esto mientras vive una nueva etapa que según él, es la que más disfruta. “Me encanta enseñar. Llega un momento en el que quieres que todo tu conocimiento y experiencia pase a otros, que no se quede estancado, ¿para qué?”

“En mis talleres siempre empiezo hablando siempre de colores y les enseño a identificar a una mujer cálida y una mujer fría, esto es clave para entender el uso del color. Una mujer fría es una mujer pálida, blanca. Si eres una mujer cálida, como la mayoría de las venezolanas, te tienes que maquillar con colores cálidos como el marrón, amarillo, beige, ladrillo mostaza, son los tonos que te da la piel”. 

Alcides Ragone

Alcides es como una enciclopedia ambulante en cuanto a maquillaje se refiere. “A una mujer cálida que nunca se maquille, debes hacerle un maquillaje cálido, este por muy fuerte que sea, siempre se le verá natural. Ahora si viene esta misma mujer, pero más acostumbrada al maquillaje, le pones unos tonos fríos y eso rápido la resalta”. 

Aún con todo lo que sabe, Alcides conserva su humildad como su insignia más preciada. “Mi madrina me dijo una vez: ‘Vas a ser muy conocido, pero tienes que conservar algo siempre, la humildad’. Si me preguntas que define en mi trabajo, sería eso. No es tener buenas conexiones, es saber sembrar bonito, hacerse querer. El talento sólo no es nada”. 

Alcides, una persona llena de cariño y muy grata, sin duda un personaje maravilloso o como diría él, un ángel. Gracias Alcides por tan cálida tarde y tu por hermoso trabajo.

Alcides Ragone


Ubícalo tú mismo

@alcidesragone