Adriana Montiel

Esta caraqueña tuvo dos opciones, quedarse en casa o arriesgarse a emprender un proyecto que le apasionara. Adriana Montiel es la cara detrás de @Dateandoando, una tribuna pública donde los usuarios de Instagram pueden encontrar recomendaciones de películas, series y libros. Puraguapura se dio cita con esta fanática de la lectura en una de los espacios más apacibles para esta actividad en Caracas, la librería Lugar Común. 


Encontrando una pasión

“Soy completamente venezolana. Estudié Derecho en la Universidad Católica Andrés Bello, luego hice un postgrado en Derecho Mercantil, pero sólo ejercí seis años en el área de seguros. Lamentablemente dejé de trabajar y me dediqué a ser mamá a tiempo completo. Empecé quedandome en la casa de a poco. A medida que los chamos fueron creciendo, empecé a tomar cursos, quería reinventarme”. 

Aprovechando este impulso, Adriana fundó una marca de trajes de baño con la sobrina de su esposo hasta que la sociedad se disolvió. “Ahorita mis hijos están mayores, una está estudiando fuera y el otro ya tiene su vida, mi marido trabaja todo el día, así que decidí activarme”.

_MG_1895.jpg


Su hija menor Bárbara es quién le da la idea de aprovechar sus pasiones y transformarlas en una ocupación. “Un día mi hija me dice que aprovechara mi gusto por la lectura y abriera un blog. En el momento me asusté y le dije que no porque era mucho trabajo, una responsabilidad muy grande. Inmediatamente ella me cambia la propuesta y me recomendó abrir una cuenta de Instagram, pero no una personal, sino una de libros”. 

Adriana decidió aventurarse con un nuevo pasatiempo que sin darse cuenta, se convirtió en un trabajo a tiempo completo. “Pensaba que no podía colocar libros todos los días por dos razones: yo no leo libros a esa velocidad y la gente tampoco. Así que decidí combinarlo con películas, series y citas. @Dateandoando se convirtió en mi terapia ocupacional y ¿Qué pasa con esas terapias? Se terminan convirtiendo en una responsabilidad”. 

Gracias a este nuevo proyecto, Adriana empezó a realizar de nuevo cursos y diplomados, pero esta vez de manejo de Instagram. “Soy cero millennial y necesitaba entender en lo que me estaba metiendo. En uno de los cursos nos mandaban a hacer retos, uno de ellos era hacer un video corto, yo no tenía ni idea de qué decir, pero me obligaba a perder el tiempo”.

Adriana Montiel


@Dateandoando

Es así como nació Dateandoando, una ventana para compartir y opinar sobre películas, series y libros. “Yo no soy crítico ni especialista, opino sobre las cosas que me gustan y si alguien comparte mis gustos o nó, también puede opinar”.  

Dateandoando tiene ahora un poco más de un año, pero ha logrado consolidar un nutrido grupo de seguidores fieles a las recomendaciones de Adriana. “Tengo usuarios que siempre se involucran y no los conozco personalmente. No publico ni comparto nada que no haya visto personalmente. Tampoco me gusta colocar cosas que no sean de mi agrado, porque ¿Quién soy yo para decirle a una persona que no disfrute de algo, sólo porque a mi no me gustó?. 

Con el tiempo, Adriana aprendió también a dominar y disfrutar herramientas que no son propias de su generación. “Para mi Instagram es una gran revista dónde ubicas cosas que seas de tu agrado, entonces no me gusta criticar porque yo no soy un erudito. Una vez que me escribió la hermana de una conocida para hacerme llegar su última novela y así conocer mi opinión. Esa semana me sentí en el cielo, sólo por el hecho de que me tomara en cuenta para algo tan increíble”. 

“El nombre llegó porque todo lo relacionado con libros estaba ocupado, fui probando y aprendiendo, aún estoy aprendiendo. Esto es todo un mundo. Por ahora quiero que esto siga creciendo, mi sueño sería que me paguen por leer”. 

Adriana Montiel


Tallando el hábito de la lectura

Algunos no comparten el hábito de leer, mientras que otros adoran perderse en millones de páginas para conocer nuevas historias. Adriana sabe bien lo que significa estar en ambas situaciones. “De pequeña odiaba leer. Por el contrario, mi mamá y mi hermana leían de todo y en tiempo récord. El truco es encontrar lo que te guste, no tiene que ser un clásico necesariamente, puedes leer sobre mecánica, cocina, tantos temas. La lectura te nutre sin importar de donde venga y como todo en la vida, la lectura es un tema de interés”. 

En palabras de Adriana, a los niños no hay que obligarlos, hay que darles cosas que les llamen la atención. “Yo le leía a mis hijos y hoy en día, uno tiene más el hábito que el otro. Aún recuerdo el libro que me enganchó. Estaba en el colegio, una profesora de Castellano nos recomendó un libro que se llama Tus zonas erróneas, lo leí, me gustó y eso que no soy del género de autoayuda. Fue así que me di cuenta que sí me gustaba leer, no como mi mamá o mi hermana, pero si me gustaba leer, volvemos a lo que dije: tienes que encontrar lo que te gusta”. 

Adriana Montiel


Por un tiempo, Adriana se obligaba a terminar lo que empezaba, costumbre que ha ido erradicando. “La vida es muy corta para obligarte a cosas que no te gusten, si no me gusta lo cierro, da un poco de remordimiento, pero no lo termino. Soy amante de las novelas negras. Hay una colección de novelas negras venezolanas que se llama Vértigo y me encanta, en particular, una que se llama Jezabel de Eduardo Sánchez Rugeles”.

Adriana ha llevado su pasión un poco más allá y ahora está en la radio cada 15 días en el programa A tu salud de María Laura García por la Romántica. “Disfruto muchísimo lo que estoy haciendo. Empecé esto porque cada vez salía menos, mis hijos ya estan grandes, no juego cartas y para mí, reinventarse, sin importar la edad, es obligatorio”. 

Adriana Montiel


Adriana es una muestra de que hoy en día no necesitas un trabajo formal para desarrollarte en algún campo de tu interés, se pueden emprender proyectos que nos nutran desde cualquier lugar. La tecnología nos brinda la oportunidad de crear un mundo desde nuestras casas.

Adriana Montiel

Un libro, experiencias que valen la pena ser compartidas

Mientras realizábamos esta entrevista con Adriana, entró a la Librería Mario, un niño de 11 años que una vez a la semana falta a la escuela para ir a devorarse cada uno de los libros del local. Con su uniforme de primaria y su morral tricolor, Mario nos pide que le regalemos un libro, obsequio que le hizo Adriana con mucho gusto. Mario es la prueba de que un libro puede llevarte a millones de lugares tanto como lo desees y que es la curiosidad la que nos abre nuevas puertas.

A nuestra querida Adriana, gracias por tan agradable momento y por permitirnos adentrarnos en tu interesante mundo. A Mario, no te detengas.

Adriana Montiel



Ubícalos tú mismo

@dateandoando