Tesoros Ocultos

FUNDACIÓN JOHN BOULTON


Recorrer Caracas es toparse con pequeños trozos de historia escondidos. En ocasiones hay que caminar más despacio, mirar con detenimiento y atravesar puertas que pasan desapercibidas. Ubicada al final de la Avenida Panteón, justo al lado del Panteón Nacional, se encuentra la Fundación Boulton, nuestro tesoro Oculto de esta semana y que te invitamos a descubrir. 


Historia venezolana y un legado familiar

Un hermosa fachada colonial amarilla esconde un tesoro lleno de historia. Fue en 1824 cuando llegó el primer Boulton a Venezuela proveniente de Inglaterra. Para finales del siglo XIX, la familia Boulton, ya una de las más importantes de Venezuela, contaba con una colección de objetos y documentos que habían pertenecido al médico y escritor Arístides Rojas, quien las había dejado a su sobrino John Boulton.

John Boulton

John Boulton

No fue sino hasta 1950, que el hijo de John Boulton, el conocido fotógrafo, investigador y crítico de arte Alfredo Boulton Pietri, decide junto a su madre, crear la fundación. “El propósito era preservar documentos y objetos de valor histórico. Alfredo Boulton estaba interesado particularmente en recopilar parte de la historia del siglo XIX y periodos importantes de Venezuela como la guerra de independencia y crear un archivo bolivariano”, nos cuenta María Teresa Boulton quien hoy dirige la fundación. 

Fundación John Boulton


Alfredo fundó la institución gracias al apoyo de la compañía familiar, H.L. Boulton & Co. “Al principio las obras estaban en casas pertenecientes a la familia, hasta que se ubica en esquina del Chorro en un edificio propiedad de la compañía familiar. El historiador Manuel Pérez Vilas fue quién armó el archivo. En los años 80, HL Boulton pasa por una mala racha económica y se vende el edificio. En el 2007 la fundación se traslada a su actual sede, una casa propiedad de la Biblioteca Nacional”. 


Un paseo por la historia de la pequeña Venecia 

Al llegar a la casa que hoy alberga la fundación, primero te enamoras de su colorida fachada de largos ventanales coloniales, una vez adentro, un pequeño patio interno capta la atención de los visitantes, de allí en adelante todo es historia. “En esta nueva sede el museo evolucionó y se pudo organizar las obras en distintas salas. Algunas obras también vienen de donaciones y compras”. 

Fundación John Boulton
Fundación John Boulton

Son tres salas permanentes en las que los visitantes podrán disfrutar de estas obras históricas: La sala Arístides Rojas donde se encuentran los objetos que pertenecen a al médico y escritor; la sala Bolivariana con retratos, muebles, vajillas, piezas conmemorativas, medallas y objetos de uso personal de Simón Bolívar; La sala Numismática donde se suelen exhibir monedas, billetes, bonos y títulos de Venezuela que dibujan la historia de nuestro sistema monetario, esta última se encuentra ahorita en mantenimiento. También hay tres salas más igualmente llenas de historia.  

“Hay exposiciones que van cambiando, la última que tuvimos fue una referente a la moda. Para el año que viene se prepara una con la colección precolombina que pertenecía a Arístides Rojas”. Para los que están interesados en conocer el itinerario del museo, en la página web y sus redes encontrarán toda la información actualizada. La casa está abierta al público general de lunes a viernes de 10:00 a.m. a 4:00 p.m. 

Fundación John Boulton
Fundación John Boulton


Lo que hace único este lugar es la variedad de objetos que conforman las colecciones, así como el perfecto cuidado y atención con el que son manejados. Desafiando el tiempo y la misma historia, este lugar mágico se mantiene. Un espacio que será de agrado a historiadores, investigadores, artistas y cualquier persona que desee conocer de cerca un poco de la cotidianidad venezolana en el siglo XIX. Puraguapura descubrió este tesoro oculto, ¿tú qué esperas?

Fundación John Boulton